Iglesia del Convento de San Buenaventura (Sevilla)

Convento de San Buenaventura (Sevilla)

Fecha de la visita: 29-02-2012

El Convento de San Buenaventura de Sevilla remonta sus orígenes al año 1600, instituido como Colegio de Estudiantes o Estudio General de la Orden, de notable importancia en la historia hispalense. La erección canónica de este Convento fue llevada a cabo cincuenta y cinco años después de la exclaustración, por decreto de 16 de noviembre de 1890, expedido por el vice-comisario apostólicos de los Frailes Menores en España, fray Francisco Saénz de Urturi. Del antiguo convento queda solamente el templo, devuelto a la Orden en 1890, y años después  se construyó la actual casa religiosa, unida al templo, pero fuera del área antigua del Colegio bonaventuriano, sobre solares de cuatro casas, descritas en la escritura de compraventa levantada en 1929.

Desde 1890 ha tenido este convento la máxima calificación canónica de guardianía y también ha sido sede de la curia provincial durante los años 1890-1977 y sede de nueve Capítulos provinciales. En 1974 fue declarado este convento Casa de Formación de estudiantes profesos candidatos al sacerdocio, inscritos en el Centro de Estudios Teológico de la ciudad de Sevilla como alumnos ordinarios de Estudios Institucionales, y también para los hermanos profesos no aspirantes al sacerdocio. El templo de San Buenaventura, famoso en toda Sevilla, ha gozado siempre de frecuente concurrencia de fieles, por su atención pastoral, testimonio de sus frailes y elegancia artística del edificio.

El convento de San Buenaventura se fundó en el siglo XVII como centro de estudios del desaparecido convento Casa Grande de San Francisco.  La iglesia conventual de San Buenaventura de Sevilla se encuentra en la calle Carlos Cañal, en su confluencia con la calle Bilbao, en pleno Casco Antiguo.

La iglesia, de planta rectangular y crucero poco resaltado, sufre distintas transformaciones a lo largo de su historia, siendo una de las más importantes la intervenida en el siglo XIX, a través de la cual pierde una de las tres naves que poseía inicialmente (la de la izquierda), cuando en la “fiebre de los ensanches” fue abierta la calle Bilbao. hasta quedar como se puede apreciar hoy. Su construcción comenzó en 1622 y se supervisó por Diego López Bueno. Las obras debieron ir a buen ritmo, pues ya en 1626 Francisco de Herrera el Viejo realizó la decoración de yesería y pinturas al fresco, que representan vidas de santos de la orden franciscana, sobre la cúpula y las pechinas que las soportan y sobre las superficies curvas de las bóvedas de cañón de las naves,  y en  los muros exteriores, decoración que materializaron Juan Bernardo de Velasco y Juan de Segarra. También destacan algunos cuadros de Zurbarán.

*El retablo mayor, de estilo barroco que cubre todo el testero del fondo del presbiterio; es una pieza excepcional tallada en madera y dorada, separada en tres calles, y que se remata en forma curva adatada al paramento. Dicho retablo procede de un convento de la localidad de Osuna y puede datarse en los años finales del siglo XVIII. Flanqueado por imágenes de santos en su mayoría franciscanos y de ángeles en madera policromada asi como relieves de la vida de la Virgen y ubicadas sobre las columnas que conforman las “calles”, su centro lo ocupa un camarín que contiene una Inmaculada de candelero conocida popularmente como «la Sevillana», que anteriormente estuvo en el derribado convento Casa Grande de San Francisco. La orfebrería es abundante, destacando pequeñas piezas rococó, neoclásicas o modernas, de grandes dimensiones.

Entre los objetos más destacados hallamos las coronas de la Virgen del Patrocinio y del Niño, de finales del siglo XVII. Del estilo rococó se conservan unas sacras y unas vinajeras, cuya bandeja lleva la marca del platero sevillano Vicente Gargallo. Desde su interior sale en procesión el Viernes Santo la Soledad de Buenaventura.

A la izquierda, y en un retablo lateral de factura moderna se venera la Virgen de la Soledad, mientras que el Crucificado de la Salvación, de la misma Hermandad, recibe culto a los pies de la nave de la derecha.La iglesia, a partir de la restauración de los franciscanos en la ciudad de Sevilla hacia la mitad del siglo XIX, está regida por los propios frailes menores.

 

 

 

 

 

 

 

En otros retablos podemos ver a

En el lado izquierdo de la nave principal:

*La Inmaculada Concepción, en un altar obra de Guzman de Bejarano. La talla aparece en su color madera estando pendiente de dorar. Está inspirado en el camarín del Altar Mayor de la Iglesia que cobija a la Inmaculada “La Sevillana”.*Nuestra Señora de Guadalupe cuya imagen se debe a Juan Sebastian Fuentes que la talló en 1960. Se trata de una réplica exacta de la patrona de Extremadura y reina de la Hispanidad.

 

 

En un altar lateral del muro del Evangelio vemos a

*Nuestra Señora del Carmen  de autor anónimo del Siglo XIX posiblemente de Gabriel de Astorga.

 

 

*Coronación de la Virgen. 

 

 

 

 

 

Para ver todas las fotos (24) de la visita pincha aqui

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: