Convento de San José (Las Teresas) Sevilla, 7-12-2011

Convento de San José (Las Teresas) – Sevilla

Dirección: C/ Santa Teresa, 7.

Fecha de la visita: 7-12-2011

Dentro del Taller del Distrito Sur “Conocer Sevilla” hoy visitamos este convento.

Quedamos junto al monumento a la Inmaculada de la Plaza del Triunfo y desde allí el grupo nos hemos desplazado a través del Patio de Banderas, callejón de los Suspiros, Judería, callejón del Agua con una parada en la antigua calle de la Muerte (o calle Susona), plaza de Alfaro, Plaza de Santa Cruz para llegar finalmente a la calle Santa Teresa dónde se encuentra el convento.

Situado en pleno barrio de Santa Cruz, sus orígenes se remontan al viaje realizado por Santa Teresa a Sevilla en 1576 con el deseo de fundar un convento carmelita bajo el patrocinio de San José para lo cual se establecieron en la antigua calle Armas (Alfonso XII), aunque no consiguieron suficiente apoyo para fundar el convento. En 1576 se trasladan a la calle Pajarería (Zaragoza), donde estuvieron una década hasta conseguir su actual ubicación en el barrio de Santa Cruz. Fue la undécima fundación de Santa Teresa de Jesús. Por mandato del P. Gracián, Comisario Apostólico, Santa Teresa llegó a Sevilla con cuatro monjas de los conventos de Malagón, Medina y Toledo el 25 de mayo de 1575. Cuatro días después, el 29 de dicho mes, se ponía el Santísimo Sacramento y quedaba establecida la Fundación.  Los innumerables trabajos del viaje, las dificultades para conseguir licencia de fundar, la pobreza extrema, etc. todo ha quedado relatado por la propia Santa en los capítulos 24 y 25 del Libro de Las Fundaciones.

El edificio es una casa palacial, que había sido adquirido al banquero Pedro de Morga. En 1603 se aumenta el solar con la compra de más casas aledañas.

Para la organización del convento se desplazó en 1586 San Juan de la Cruz a Sevilla, dándose la curiosa circunstancia de que Santa Teresa a pesar de haber sido el convento una fundación suya, no lo conoció.

Situado en la calle Santa Teresa, en Pleno Barrio de Santa Cruz, pertenece a la congregación de Carmelitas Descalzas, orden fundada por Santa Teresa de Jesús en 1562. Los fines del mismo son la Oración y sus religiosas realizan labores de encuadernación y lavandería concertada. En 1964 fue incluido dentro del Conjunto Histórico de Sevilla.

La iglesia

Portada adintelada y tejaroz. La iglesia del siglo XVII, es de planta rectangularl de una sola nave y coro bajo. Se cubre por bóveda de cañón formada por arcos fajones y lunetos. El presbiterio se cubre con bóveda semiesférica. Tiene dos portadas siendo la exterior de estilo manierista. Se atribuye su construcción a Vermondo de Resta.

*El retablo mayor es obra de Jerónimo Velázquez (1630). En el centro el grupo de San José con el Niño (1620 obra de Juan de Mesa, flanqueada por “San Juan de la Cruz” y “Santa Teresa de Jesús”.

En el lado del Evangelio, vemos

*Retablo de la Inmaculada, obra de Fernando de Barahona. Tiene en su hornacina central una Inmaculada de Juan de Mesa.

*Retablo fechado en 1630

*Retablo fechable  en el último tercio del siglo XVII , con interesantes pinturas de Santa Teresa de Jesús , San Juan de la Cruz y en el ático la Virgen del Carmen protegiendo a la orden.

*Retablo de la Encarnación obra de Luis de Figueroa  fechado en 1627 . El retablo central es un impresionante lienzo de Francisco Herrera el Viejo  en el mismo año . Es de lamentar la pobre iluminación de esta obra de arte .-

   Pegando a la puerta de salida a los pies de la iglesia en este lado del Evangelio hay otro retablo pero completamente desprovisto de imágenes o pinturas.

Pasando al lado de la Epistola y a los pies de la iglesia vemos un retablo con una pequeña imagen en la hornacina central.

Y siguiendo por este lado hacia el altar Mayor;

*Retablo de San Carlos Borromeo, de 1627  que esta presidido por un busto-relicario de San Carlos Borromeo  y en él se encuentra una serie de pinturas de la vida del Santo.

*Retablo de Santa Teresita del Niño Jesús  obra de José Maestre en 1732

Como obras artísticas a reseñar que no vemos se puede citar una imagen de la denominada Virgen de la Pera de Juan Bautista Vázquez “el Viejo”; una Virgen con Niño de la Roldana, y varias tablas de incalculable labor presididas por una Piedad de Luis de Morales.

Y en la Sacristía vemos:

también varias reliquias de Santa Teresa, como el original del libro de las Moradas obra de literatura mística de los siglos de Oro español, así como una cruz que regaló San Juan de la Cruz a la congregación. expuestas al público en una vitrina de la sacristía exterior, entre ellas el retrato de la Santa, pintado aquí en Sevilla por Fr. Juan de la Miseria (1576) a mandato del P. Gracián y deseo expreso de las hermanas.

En la tribuna situada a los pies de la iglesia figura una pintura del Niño Jesús Buen Pastor, con espléndido marco de rocallas y espejos. El coro bajo está presidido por una imagen de candelero de la Virgen de la Merced, obra del siglo XIX, que perteneció a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. También se guardan en este recinto lienzos dieciochescos de San Jerónimo, San Roberto Belarmino y San Pedro Nolasco, este último con marco rococó.

En 1936 fue incendiado salvándose de su fábrica primitiva la portada del templo conventual situada en su costado izquierdo. En la puerta de entrada se sitúa hornacina con imagen de piedra de “San José con el Niño”

El claustro principal consta de dos plantas y está formado por arcos de medio punto sostenidos por columnas de marmol.

Orden muy rigurosa y severa en cuanto a la clausura de todas las que hay en Sevilla, tiene como anécdota que en 1865, cuando Santa Ángela de la Cruz decide ser monja, intentó entrar en las carmelitas descalzas, pero cuando acudió con su hermana Joaquina al convento de las Teresas, al no tener estudios no le permiten ser monja de coro y, además, debido a su menudo aspecto, tampoco le permiten ser lega al pensar que sería un trabajo demasiado duro para ella.

El día 15 de octubre celebran la onomástica de su fundadora “Santa Teresa de Jesús” abriendo para ello las puertas de la iglesia durante la mañana.

Acabamos la visita pasando por el torno de las “Teresas” dónde venden varias modalidades de dulces. Nosotros compramos dos bolsas de roscos (2,50 eur/bolsa, con docena y media de roscos por bolsa).

Para ver todas las fotos (55)  de la visita pincha aquí.

Anuncios

Iglesia de la Anunciación (Sevilla) 7-12-2011

Iglesia de la Anunciación (Sevilla)

Fecha visita: 7-12-2011

Dentro de la actividad “Conocer Sevilla” del Distrito Sur, Mari Carmen Muñoz nos enseña hoy esta iglesia.

La iglesia de la Anunciación de Sevilla se encuentra situada en la calle Laraña, junto a la Facultad de Bellas Artes.

Quedamos en la puerta de la iglesia y yo recorro su exterior fotografiando su fachada principal, y la que da a la Plaza de la Encarnación dónde figura un retablo cerámico del Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de los Estudiantes realizado en 1.949 por Antonio Kierman Flores, para conmemorar las bodas de plata de la Hermandad. Costó 4.200 pesetas..

Ya dentro comienza la explicación:

Historia. Su fundación se remonta a 1565 como iglesia de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús. El Colegio de la Anunciación, Casa Profesa de los Jesuitas en Sevilla, fue uno de los pilares intelectuales de la Contrarreforma española, sirviendo también de punto de partida de la expansión jesuítica en tierras de ultramar.

La expulsión de la Compañía de Jesús en 1.767 por orden de Carlos III deja abandonado el edificio, lo que aprovecha el Intendente de la ciudad, Pablo de Olavide, para trasladar allí la sede de la Universidad de Sevilla en 1.771 desde el colegio Santa María de Jesús (del que hoy solamente queda la capilla, sita en la Puerta de Jerez, esquina avenida de la Constitución).La expulsión deja abandonado el convento, al que se trasladaría la Universidad de Sevilla, convirtiéndose el colegio en Universidad Literaria por voluntad expresa de Pablo de Olavide, quien, sin grandes cambios reafirma su función educadora poniendo en práctica los ideales didácticos de la Ilustración y extendiendo su influencia al ámbito civil. La iglesia se convirtió así en la capilla de la Universidad hasta 1956, fecha de su traslado a la Real Fábrica de Tabacos, conservando su rica biblioteca y su noble edificio.

Si a esto se añaden el Retablo Mayor y las esculturas de la portada y del panteón, es fácil entender el alto contenido didáctico y artístico que posee esta iglesia, calificada como Bien de Interés Cultural en su categoría de Monumento1 en el año 1931.

El edificio. El proyecto fue inicialmente encargado a Bartolomé de Bustamante, jesuita superintendente de la Casa desde 1562 a 1565, que realizó las trazas del edificio, el diseño fue modificado y asignado, al arquitecto Hernán Ruiz II, Maestro Mayor de la Catedral que finalizó el proyecto. Aunque no existe documentación acreditativa del trabajo de Hernán Ruiz, así parece confirmarlo los elementos compositivos y decorativos de sus obras documentadas, así como la ejecución de las portadas que son reflejo de las trazas reflejadas en su “Manuscrito de Arquitectura” redactado hacia 1562, donde se traducen páginas de algunos autores como Vitruvio, Durero o Serlio, entre otros, y donde se copian dibujos y se interpretan sus contenidos. Las obras se inician en 1565, consagrándose el templo en 1579.

La fachada. En la fachada de la iglesia, levantada toda en fábrica de ladrillo, destaca su magnifica portada que se alza a los pies de la iglesia, se encuentra flanqueada por dos potentes columnas jónicas que soportan un alto entablamento con frontón recto que refleja el conocimiento de su autor por la obra de Palladio y el gusto por las arquitecturas cobijadas, propio del maestro cordobés.

La portada se encuentra dividida en dos cuerpos, el inferior formado por un gran arco de medio punto y dos hornacinas laterales, y el superior compuesto a modo de retablo, estructura su superficie en menudos cuadros que combina hornacinas y huecos rectangulares en una composición manierista de gran virtuosismo; y presenta en la hornacina central una imagen de la Virgen con el Niño realizada por Juan Bautista Vázquez el Viejo, y en las laterales dos imágenes del siglo XVII que representan a San Rafael (¿o San Miguel?) y a San José.

En el brazo derecho del crucero se encuentra otra puerta de comunicación de la iglesia con el claustro, construida en 1568, compuesta por un arco de medio punto flanqueado por pilastras dóricas y rematado por un frontón recto.

Interior. La iglesia tiene planta de cruz latina, estando cubierta los dos primeros tramos con bóvedas vaídas, los brazos del crucero y la capilla mayor con bóvedas de cañón y el crucero con bóveda semiesférica. El coro se sitúa en alto, a los pies de la nave sobre un gran arco escartano y el presbiterio se encuentra alzado sobre cinco gradas, de grandes dimensiones y altura.

La cúpula está decorada exteriormente con un revestimiento de azulejos. La torre, situada a la izquierda del presbiterio, carece de remate, estando formada por un cuerpo de campanas, con vanos de medio punto entre pilastras. El interior del Templo está decorado con pinturas murales del primer tercio del siglo XVIII, aunque muy retocadas desde hace años y prácticamente irreparables en la actualidad. Las del crucero izquierdo, que representan imágenes de la vida de San Ignacio de Loyola, se ejecutaron entre 1.709 y 1.712. Las del crucero derecho se realizaron hacia 1.735 y representan motivos decorativos siguiendo el estilo barroco.

Comenzamos el recorrido de los Retablos:

*Retablo mayor. El Retablo Mayor es una pieza clave en la evolución del arte andaluz del siglo XVII donde conviven el tardomanierismo de Antonio Mohedano con el primer naturalismo de Juan de Roelas (lienzos que representan la Sagrada Familia en el centro, La Epifanía de Gerolamo Lucenti, a la izquierda y la Adoración de los Pastores de Roelas, a la derecha) en uno de los mejores retablos pictóricos de Sevilla conservados in situ. En el ático, pintura de la “Anunciación”, de Antonio Mohedano (1604) acompañado por pintura de los “Santos Juanes” de Roelas. La estructura de este retablo, de madera dorada formado por banco, cuerpo corintio dividido en tres calles y ático. realizado entre 1604 y 1606, denota la influencia de su autor, el jesuita Alonso Matías en la renovación de la arquitectura en madera que iniciará Alonso Cano a partir del retablo de la Iglesia de Santa María de la Oliva (Lebrija). De igual época son las esculturas de San Pedro y San Pablo en los extremos del ático. Las imágenes de San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja, procedentes del convento de Santa María del Socorro, de las repisas del primer cuerpo, son obra de Martínez Montañés, y doradas por Francisco Pacheco, ejecutadas en 1610 y 1624 respectivamente.

En el lado de la Epistola vemos:

Retablo de la Inmaculada Concepción. El retablo del crucero del brazo de la epístola, dedicado a la Inmaculada Concepción contiene valiosas esculturas de Juan Bautista Vázquez el Mozo que permite indagar en los antecedentes de la gran escultura sevillana. Consta de un gran arco que encierra un segundo retablo de estilo renacentista realizado por el propio artista entre los años 1580 y 1584; mientras que el arco y los cuerpos laterales son de fecha algo posterior, ya del siglo XVII. En el centro de la composición se encuentra la imagen de la Inmaculada, acompañada por las “Santas Justa y Rufina”, “San Antón” y “San Roque” perteneciente a la escuela de Montañés, y en el cuerpo superior el grupo de Santa Ana con la Virgen y el Niño obra del propio Vázquez el Mozo, y flanqueado por “San Sebastián”, “San Nicolás” y los “Santos Juanes”. En el ático, el “Padre Eterno”. En el arco del triunfo esculturas de los “Santos Joaquín, Ana, Pedro y Francisco”.
   Pasamos al lado del Evangelio:
Retablo de la Hermandad del Valle. Formado por tres calles, está presidido por “Nuestra Señora del Valle”, obra del siglo XVII atribuida a Juan de Mesa flanqueada por el “Santísimo Cristo de la Coronación de Espinas”, obra de Agustín Perea (1687), y por “Nuestro Padre Jesús con la Cruz al hombro”, anónimo del siglo XVII.
Siguiendo por el lado del Evangelio, en dirección a la puerta, encontramos una hornacina, con una gran cruz de madera y las figuras de María Magdalena y san Juan Evangelista.
   Y finalmente el
Retablo de la Virgen de Belén. En gran parte obra de Francisco Pacheco, es un ejemplo de la relación de la pintura sevillana con modelos importados de los Países Bajos durante el renacimiento. Retablo formado por banco, dos cuerpos de tres calles y ático. En el primer cuerpo, preside “La Virgen de Belén”  atribuible a Marcelo Coffermans, maestro de Amberes de mediados del siglo XVI, flanqueada por pinturas de los “Santos Joaquín, Ana, Bautista y Evangelistas”. En el segundo cuerpo preside “la Anunciación de la Virgen” flanqueada por la “Estigmación de San Francisco” y la “Aparición del Crucifijo a San Agustín”, y en el ático “la Trinidad”. Mencionar las restantes pinturas de la escuela sevillana como “San Bernardo”, “Nacimiento de la Virgen”, “Presentación de María”, “San Ignacio de Antioquía”, “Desposorios”,”Niño Jesús”, “Anunciación”, “San Buenaventura”, “Natividad”, “Epifanía” y “San Dionisio de Arimatea”. Este retablo fue el antiguo de las reliquias, realizado a fines del siglo XVI, pero fue ampliado y reformado en el siglo XIX para colocarle las pinturas de diferente procedencia que exhibe.
   Pasamos al lado de la Epistola y nos encontramos el

Retablo de San Juan Bautista, obra maestra de la retablística sevillana, que compró el Estado al convento de Santa María del Socorro (en la calle Bustos Tavera), para depositarlo en este templo en 1.972. Fue tallado entre 1.610 y 1.620 por Juan Martínez Montañés y policromado por Juan de Uceda Castroverde, autor igualmente de las pinturas que adornan el retablo.  Consta de altar, banco y dos cuerpos, divididos en tres calles; se remata por un ático. En el banco hay pinturas que representan a los Cuatro Evangelistas, a las que se suma la del Niño Jesús, que se encuentra en el Sagrario. Las dos de los extremos están prácticamente destruidas.

En el centro del primer cuerpo aparece el relieve que representa El Bautismo de Cristo, el más grande del retablo. A los lados, cuatro En el centro del segundo cuerpo se halla el relieve que representa El Nacimiento del Bautista; a su derecha, San Juan se Despide de sus Padres, y a la izquierda La Penitencia del Santo en el Desierto. El retablo se completa con el relieve de La Visitación en el ático. relieves referidos al Bautista: La Predicación, su Prisión, Ante Herodes y La Decapitación.

 

A los lados del retablo se alzan sobre repisas las imágenes de San Juan de Goto (a la derecha) y San Diego Kisai (izquierda), mártires cristianos japoneses que vivieron en el siglo XVI. Las tallas son anónimas, del siglo XVII, y restauradas en el XVIII, cuando se les añadió los ojos de cristal; están realizadas en madera policromada (1,50 y 1,45 metros de altura). Formaron parte de un retablo del primer tercio del siglo XVIII dedicado a los mártires jesuitas en Japón, que desapareció tras las reformas de 1.836-1.842. Dichas imágenes pasaron a adornar el pórtico exterior del retablo de la Virgen de Belén y luego se quitaron cuando se trasladó el retablo a la nave. Estas figuras desaparecieron de la Iglesia con la desamortización del siglo XIX, y el año pasado fueron recuperadas por el Museo de Bellas Artes y devueltas a la Anunciación, el lugar a las que se destinó originalmente. Resulta curioso observar que, pese a ser japoneses los santos representados, las esculturas no presentan rasgos orientales. Por la postura de uno de los brazos, posiblemente en algún momento llevaran la palma del martirio, atributo habitual de la iconografía religiosa.

Antes de llegar al crucero se sitúa sobre una hornacina que se abre en la pared la imagen de la Santa Mujer Verónica, que procesiona el Jueves Santo en el misterio de la Calle de la Amargura. En el conjunto, se presenta a la Verónica arrodillada y, junto a ella, las Mujeres de Jerusalén, y no las Tres Marías como se las ha venido identificado erróneamente. La figura de la Verónica es una talla de candelero de 125 centímetros de altura, de madera de cedrela. Se representa de rodillas, sosteniendo entre sus manos el lienzo con el rostro de Cristo.
   Antes de la salida, del lado de la Epistola vemos dos cuadros que representan el mismo personaje, supongo que Ignacio de Loyola, en actitud de ofrenda en uno y sosteniendo al Niño Jesús ante la Virgen en el otro, que por cierto, se encuentra muy deteriorado por una gotera.

Y del lado del Evangelio ya junto a la entrada podemos observar por encima de las sillas apiladas dos cuadros de gran formato.

Salimos y nos dirigimos a la entrada de la Facultad de Bellas Artes para intentar ver

Cripta de la iglesia. (no podemos visitarla porque sólo puede hacerse los jueves de 16 a 18h). En ella se encuentra

Panteón de Sevillanos Ilustres. En la cripta de la iglesia se encuentra el Panteón de Sevillanos Ilustres, creado entre 1970 y 1972 a instancias de Florentino Pérez Embid, por entonces Director General de Bellas Artes[1], donde reposan desde entonces los restos de ilustres sevillanos, como Lorenzo Suárez de Figueroa, Rodrigo Caro, Alberto Lista, Valeriano Bécquer y su hermano Gustavo Adolfo Bécquer, o bien fallecidos en la ciudad, como Benito Arias Montano, Fernán Caballero, o José Amador de los Ríos, Catalina de Alcocer, Francisco Mateos GagoFederico Sánchez Bedoya

En el Panteón de Sevillanos Ilustres se encuentran también los restos de varios miembros de la familia Ponce de León que anteriormente estuvieron sepultados en el desaparecido Monasterio de San Agustín de Sevilla, encontrándose entre ellos los de

  • Pedro Ponce de León “el Viejo” († 1352). Señor de Marchena y Bailén y tataranieto del rey Alfonso IX de León.
  • Beatriz de Jérica, esposa del anterior y bisnieta de Jaime I el Conquistador, rey de Aragón.
  • Pedro Ponce de León y Jérica († 1387). Señor de Marchena e hijo de los anteriores.

A pesar de que la acústica del edificio pueda suponerse totalmente inadecuada para dicho fin, en esta iglesia se celebran conciertos de música clásica, promovidos por la Universidad Hispalense a lo largo del curso académico y contando con intérpretes de todos los estilos.

La iglesia de la Anunciación constituye la sede de la hermandad de El Valle que hace estación de penitencia en la Semana Santa el Jueves Santo

En la fachada de la Plaza de la Encarnación existe un retablo cerámico del Cristo de la Buena Muerte, titular de la Hermandad de los Estudiantes,

Para ver todas las fotos (85) de la visita, pincha aquí.

Convento Santa María de Jesús (Sevilla) 30-11-2011

Convento de Santa María de Jesús (Sevilla)

Fecha de la visita: 30-11-2011

Dentro del Taller del Distrito Sur “Conocer Sevilla”, hoy MariCarmen Muñoz Sosa nos enseña este convento

Situado en la calle Águilas, 22, pertenece a la congregación de Franciscanas Clarisas, cuya orden fundó San Francisco de Asís y Santa Clara en 1212. Los fines para los cuales fue creado es la oración, aunque sus religiosas realizan trabajos de encuadernación y elaboración de dulces. Está incluido dentro del Conjunto Histórico de Sevilla desde 1964.

El Convento de Santa María de Jesús de Sevilla se funda en el año 1502 por iniciativa de Don Álvaro de Portugal, siendo el encargado de sus trazas el arquitecto Pedro Díaz de Palacios.

Su configuración se lleva a cabo a partir de unas primeras casas particulares que forman el primitivo núcleo del covento, que tiene como elemento fundamental un claustro al que se abren la iglesia, el refectorio, la sala capitular, la enfermería y los dormitorios. Las dependencias actuales de la clausura del convento son el resultado de una reconstrucción llevada a cabo en el mismo a raíz de un incendio ocurrido en el año 1765.

Arquitectónicamente destaca este claustro, que cuenta con tres galerías de arcos peraltados sobre columnas de mármol en el piso inferior y huecos adintelados sobre el superior, comunicando su galería sur con un patio menor de arquerías también sobre columnas. Claustro renacentista que no será de los más bellos de Sevilla pero recuerda al encanto de un patio de vecinos: macetas y jaulas con canarios, una humilde fuente en el centro, azulejos en el zócalo, un calvario en la entrada. Sobre una puerta, un azulejo de Jesús de la Pasión donado por Francisco Navarro Sánchez del Campo, a la comunidad en los años setenta.

De gran interés es su iglesia, a la que también se accede desde la calle. Pertenece al tipo de las conocidas como de cajón, de una sola nave, dividida en tres tramos cubiertos por bóvedas de cañón, y cabecera plana cubierta por un notable artesonado de ocho paños de estilo mudéjar decorado por temas de lazos y realizado a fines del siglo XVI

. Dividiendo ambos espacios se levanta el arco toral de medio punto, apoyado sobre columnas de tipo toscanas, levantado en el año 1588.

*El retablo mayor data del siglo XVII y está realizado por Cristóbal de Guadix y Pedro Roldán. Presidido por la imagen de María de Jesús obra de la Roldana. Arriba del todo el escudo de Santa Clara. Debajo en el centro “El nacimiento de la Virgen, y a derecha e izquierda los santos Juanes. Debajo de éstos los bajorelieves de los bustos de San Miguel y Santa Catalina de Alejandría. Y debajo de ellos San Francisco y Santa Clara. Excepto la figura de la Virgen casi todas las esculturas son obras del expresivo Pedro Roldan. En los muros del presbiterio se aprecian zócalos de azulejos de vivos colores de 1589 de Alonso García. Sobre ellos encontramos pinturas murales con representaciones de arcángeles y alegorías de la vida monástica y figuras de angelitos de finales del siglo XVII.

*En la parte derecha de la Capilla Mayor destaca un retablo dedicado a Jesús Nazareno fechado en el ultimo tercio del siglo XVIII vinculado al estilo de Cristóbal de Guadix. y se encuentra presidido por imagen titular obra de Pedro Roldán

   En la pared de la Epistola y bajando hacia los pies de la nave:

 

*Retablo del Cristo Nuestro Padre Jesús del Perdón, de Juan de Mesa. Cristo con la cruz, está cortada porque la imagen se hizo para un retablo en el año 1615-1620. Uno de los rasgos esenciales de la escultura sevillana del S. XVII es la intención que pone el artista para que la imagen religiosa se comunique con el espectador, con el fiel que ora o ruega ante estas esculturas llenas de vida y emoción.

 

*El retablo de “San Antonio de Padua” con imagen del santo atribuida a la Roldana. Actualmente éste y otros tres retablos están protegidos por una mampara por seguridad y para evitar robos. He conseguido imágenes mas antiguas de esos cuatro retablos sin la protección y os las muestro al lado de cada uno.

  

*

*Retablo de La Inmaculada cuya imagen titular se atribuye también a la Roldana, hija de Pedro Roldan.

                 

 

*Retablo del Camino del Calvario, de Juan de Oviedo el Viejo, terminado en 1587.

 

*Retablo de San Pancracio . Es una imagen de gran devoción, santo mártir paleocristiano.

En la pared del Evangelio

*Retablo de San Andres de finales del siglo XVII

*Retablo de Santa Ana enseñando a la Virgen de finales del siglo XVII

A los pies de la nave hay una reja artística que separa la iglesia de la clausura y al final de la cual se ve una vitrina con otra Virgen Santa María de Jesús. Encima de esta reja hay dos cuadros. que representa los

Mártires del Japón y las Adoración de los Pastores ambos del siglo XVII. El coro alto posee un fantástico artesonado que ocupa dos tramos de la nave de la iglesia, así como una sillería realizada en caoba.

*En una habitación lateral vemos varias piezas como un Calvario en plata del S.XVII. Un cuadro con Virgen con rocalla del XVIII y un Belén de la Roldana con figuras de cierto tamaño.

Es muy notable la portada exterior de esta iglesia, que cuenta con un hueco adintelado sobre el que se crea un frontón partido para situar en el centro una hermosa hornacina de casetones que incluye una imagen de la Virgen con el Niño, todo ello realizado en el año 1595 y atribuido al arquitecto y escultor Juan de Oviedo

Los lunes permanece abierto por la mañana por culto a San Pancracio.

Acabamos en el mostrador al público que tienen las monjas a la entrada comprando dulces. Nosotros elegimos roscos de almendra (5 euros la docena)

Para ver todas las fotos de la visita (58) pincha aqui

Fuentes de Andalucía (visita 24-11-2011)

Fuentes de Andalucía (Visita 24-11-2011)

Con Mari Carmen Muñoz Sosa, hoy hacemos un recorrido hacia la localidad sevillana de Fuentes de Andalucía, siguiente:

Primero un poco de Historia El término de Fuentes de Andalucía se formó en el siglo XIX por la unión de los territorios de Fuentes y de la Monclova. El reducido término de Fuentes , formado a expensas de los de Écija y Carmona, estaba situado entre los ríos Genil y Corbones, siendo su principal arteria fluvial el río Arroyo Madre de Fuentes, llamado Guadalbardilla por los Árabes. En terrenos del término municipal de Fuentes podemos asegurar la presencia humana desde tiempos muy remotos. Los testimonios de fecha más remota que se han encontrado en el término de Fuentes se encuentran en los Cerros de San Pedro. En ellos se hallan vestigios de población antigua. Los restos arqueológicos que cubren el suelo revelan la existencia en aquellos lugares de pobladores turdetanos durante varios siglos. También en él se encuentra localizada, cerca de la Monclova, la ciudad ibérica de Obúlcula, una de las ciudades béticas de la región turdetana, según Ptolomeo.

La Villa de Fuentes fue reconquistada hacia el año 1248 y en los repartos de Écija se le cita expresamente, apareciendo incluida en el término de Carmona según el alboz otorgado por privilegio de Alfonso X el Sabio en 1255 a esta ciudad. La existencia de habitantes, en estos lugares, en tiempos musulmanes está totalmente aceptada, debido, además de la presencia de restos arqueológicos, a la existencia del Castillo de Fuentes, cuya construcción posee una marcada tendencia árabe.

En el añp 2008 contaba con 7360 habitantes. Su extensión superficial es de 150 km² y tiene una densidad de 49,01 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 37º 28′ N, 5º 20′ O. Se encuentra situada a una altitud de 183 metros y a 61 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla,emplazada en una fértil llanura entre los ríos Genil y Corbones, en el valle del Guadalquivir, en la comarca de La Campiña.

El conjunto histórico-artístico de Fuentes de Andalucía conserva unos valores históricos, monumentales, etnológicos y paisajísticos que le llevaron a ser declarado Bien de Interés Cultural en la tipología de Conjunto Histórico-Artístico. Entre el caserío popular, se exhiben numerosos ejemplos de arquitectura señorial, con fachadas muy decoradas y miradores que, por su altura, destacan en el conjunto como los referentes más apreciados desde la lejanía, junto a las torres campanarios de sus iglesias y conventos, conformando un enclave de un singular estilo barroco.
Fuentes dispone también de un museo en la calle Fernando de Llera y Díaz, 5. El museo cuenta con una parte etno-arqueológica  y otra dedicada a los ilustres alarifes fontaniegos Ruiz Florindo.

   Y ya describo el recorrido:
-0900h, Salida desde la calle Bueno Monreal, en autobús de la empresa Jiménez.
-0945h, Paramos a desayunar en el Restaurante Los Potros, Crta Madrid-Cádiz km 487,7 La Campana (Sevilla)

-1020h, Llegamos a Fuentes de Andalucía, dónde recogemos a un guía local, José Manuel Fernández Osuna,  que nos acompañará por todo el recorrido, visitando en primer lugar:

10,25h,Destileria Rigo. Empresa situada en la calle la Lantejuela nr. 5.  Uno de los propietarios nos enseña las instalaciones y nos cuenta un poco de la historia de la fábrica. En el año 1947 se compra parte de la maquinaria actual (alambique y caldera) a una destilería de Montellano. Lo hace D. Ricardo Gomez Sanchez abuelo de los actuales propietarios, comenzando por anís seco de 45º y de 52º, Con la llegada de los años 60, y con la moda de los llamados combinados, en la fábrica se empezaron a hacer, con gran aceptación por parte del público, coñac, ginebra y licores de distintos sabores. 55 años después continúan trabajando la tercera generación. Nos explican el proceso de la fabricación del anís, con materias primas agua, alcohol y matalaúva, su calentamiento hasta evaporación en alambique, y su condensación posterior, eliminación de agua sobrante y recogida del producto final ya enfriado. Despues de las explicaciones nos dan a probar casi todos los productos: anís seco, dulce, licores de café, chocolate, manzana, canela, etc. También tienen venta al público y algunos compraron distintas variedades.

-1050h  Salimos para el Castillo de la Monclova, comenzando la visita a las

-1110h  En sus cercanías, se encuentra enclavada la ciudad turdetana de Obúlcula.  El castillo es  de la Edad Media, fue castro romano, luego usado como elemento defensivo contra los musulmanes, y en el que se estrelló la última invasión islámica de los Benimerines. Con posterioridad fue bastión en las guerras entre don Pedro y don Enrique y entre los bandos de los Ponce de León y los Pérez de Guzmán. Pasadas estas confrontaciones, se convirtió en Castillo-Palacio del Señorío de Fuentes.El castillo de La Monclova era de planta rectangular, y disponía de torreones rectangulares, de los que se conservan vestigios en los ángulos norte y este. Aunque fueron muy remodelados con las obras posteriores, los restos más antiguos que se conservan de este castillo datan al siglo XIV, siendo éstos la torre del Homenaje y tres lienzos del recinto amurallado. La torre del homenaje es de planta rectangular, y posee dos cámaras superpuestas y una azotea con parapeto y almenas encapuchadas. Esta torre debió ser originalmente maciza, aunque hoy día alberga en su interior la escalera principal del palacio. La entrada al castillo se realiza a través de un pórtico con arco de medio punto sobre columnas y escudos familiares en las enjutas. En un friso puede leerse Se acabó año 1668. Desde la entrada se accede a un gran patio porticado en tres de sus lados con arcos semicirculares sobre columnas y escudos de la Orden de la Merced en las enjutas. La capilla luce hoy día un retablo de tendencia castellana de los siglos XV ó XVI, procedente de un palacio del País Vasco. Las puertas de madera son muestra de la talla del siglo XVII

1200h, damos por finalizada la visita al Castillo de la Monclova y volvemos en el autobús al centro de Fuentes de Andalucía. Recorremos y vemos al paso casas del típico cortijo con torre-molino, planta termosolar con una gran torre de concentración que funciona con sales. El guía nos habla de la existencia de otra planta de producción de energía eléctrica que funciona con biodiesel producido con los excrementos de las muchas vacas que existen en la comarca.  Nos habla y vemos algunas yeguadas,  pasamos por algunos de los 180 abrevaderos del municipio, y vemos muy de cerca   la fuente de la Reina. Y ya en Fuentes, iniciamos un recorrido a pie por los siguientes monumentos

-1225h, Iglesia convento de San Francisco (hermanas de la Cruz), Originalmente era un templo que presentaba cruz latina, que posteriormente en el siglo XVIII sufrió una reforma en la que se añadieron dos naves laterales y varios camarines. En los distintos retablos que alberga, encontraremos esculturas de los siglos XVI, XVII y XVIII. En el retablo del Altar Mayor El Señor de la Humildad, y a los lados de esta imagen una Inmaculada y un San José.  La Virgen de los Dolores en otro Retablo completa las imágenes de la hermandad que procesiona en Semana Santa.

Esta iglesia presenta a los pies una interesante portada atribuida a las obras de los Ruiz Florindo, y se estructura en función de dos cuerpos: en el primero, dos pilastras y un entablamento quebrado enmarcan un arco de medio punto; en el segundo, una ventana, también con arco de medio punto, aparece flanqueada por dos estípites profusamente decorados y rematados en dos pináculos. Originalmente, el templo tenía planta de cruz latina, pero entre 1751 y 1758 se le añadieron dos naves laterales y el camarín, obra debida a Juan Ruiz Florindo. Uno de los aspectos artísticos más interesantes es la ornamentación interior del edificio, basada en yeserías que se extienden por la cúpula, frisos y arcos. El Retablo Mayor, de madera sin dorar, datado en el XVIII, se decora mediante motivos de rocalla, y está presidido por una imagen del Cristo de la Humildad, obra anónima fechada en el mismo siglo. En el muro izquierdo encontramos un retablo-marco con un relieve que representa el martirio de San Lorenzo, obra fechable en el siglo XVIII. En el mismo muro figura otra talla objeto de gran devoción popular que representa a la Virgen del Carmen. Frente a éste se sitúa un retablo neoclásico de orden corintio que preside una imagen de vestir de la Virgen de Consolación.

-1306h, Capilla  de Nuestra Señora de la Aurora .  Situada en la céntrica calle Carrera, la Ermita de la Aurora, fechada en 1770, consta de una nave cubierta con bóveda de cañón y arcos perpiaños semicirculares, apareciendo en el antepresbiterio, una bóveda semiesférica.

En su interior se encuentran tres retablos, destacando el altar mayor, fechable en la primera mitad del siglo XVIII, de estilo barroco, presidido por la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, titular de la sede, se trata de una magnífica talla en madera de 1.50m de altura, para el Culto Sagrado, de la Escuela Sevillana del siglo XVII, posiblemente de talleres de autores como Pedro Roldán, Duque Cornejo o Ruiz de Gijón. De composición cerrada y bien equilibrada, modelado magistral, rica decoración, policromía fina y transparente, expresión serena y lleva en los forros del manto el clásico col-leado de color rojo, propio de la época, adornos de rocalla con colores esmaltados, valentía en los ropajes y mostrando una complejidad de formas que atrae a los entendidos en arte y de una belleza que inspira devoción a quienes la contemplan.”
Se trata por tanto de un grupo escultórico donde se representan la imagen de María en la advocación de Nuestra Señora de la Aurora, coronada por presea en plata de ley y portando en la mano derecha un banderín del mismo metal, mientras que en la izquierda sostiene la imagen del Niño Jesús, talla fechable en la misma época, para vestir. El grupo escultórico lo completa una magnífica peana con ángeles y nubes con plinto ochavado. Todo este conjunto posee una lujosa decoración al estar dorada en oro fino, estofada, esgrafiada, bordada, cincelada, grabada y policromada.
La imagen tiene gran devoción en Fuentes de Andalucía y celebra su festividad cada 8 de septiembre, día de la Natividad de la Virgen María, procesionando por las calles de la feligresía.

Hay dos retablos laterales, uno de Antonio de Padua, talla de bulto redondo, de autor anónimo, fechable en la primera mitad del siglo XVIII; y la otra de San Francisco de Padua, talla en madera policromada, de autor anónimo, fechable en la primera mitad del siglo XVIII.

-1340h, Museo local-Casa de la Cultura,  situado en la calle San Sebastián 1, que visitamos y en el que se encuentra una exposición arqueológica y arquitectura local de los alarifes Ruiz Florindo. Dispone de restos de cerámica, monedas, puntas de flecha desde la época prehistórica hasta la musulmana. La colección se completa con figuras, herramientas de sílex, llaves, objetos tallados en bronce.

-1400h, Plaza de España, Encuadrada en el centro histórico-artístico de este municipio, su construcción data del siglo XVI. Es una plaza rectangular con una exedra en su extremo norte que asemeja su forma a la de un circo romano. Su construcción tenía como objetivo darle mayor realce y belleza a la entrada al Palacio de los Señores de Fuentes, ubicado en el Castillo de Hierro. En ella podemos encontrar abundante vegetación, bancos de ladrillo y cuatro farolas, en cada una de las cuales aparecen los escudos de Fuentes de Andalucía, Sevilla, Andalucía y España.

En esta plaza vemos el Ayuntamiento, El terremoto de Lisboa dejó maltrecho el antiguo edifico capitular, por lo que en 1763 se toma la decisión de nombrar dos arquitectos que levanten una nueva casa. El proyecto del alarife local Alonso Ruiz Florindo ante la Real Academia de Bellas Artes fue rechazado por su estilo barroco. Finalmente sería Ventura Rodríguez, arquitecto mayor de la Corte quien presentaría un edificio desornamentado, de estilo neoclásico, y con un carácter eminentemente funcionalista, fuera de todo añadido decorativo. siendo su principal atractivo que es una de las tres obras que este renombrado arquitecto realizó en Andalucía. La fachada destaca por su falta de adornos lo que le diferencia del barroquismo local. Los únicos elementos ornamentales son el apoyo de sus balcones que lo hacen sobre sendas ménsulas en los extremos y entre ambas un friso convexo. Contrasta la construcción exterior y la interior, en la que se siguió utilizando elementos mudéjares y barrocos: artesonado, molduras curvas en el friso interior, etc.

Desde esta plaza el guía nos muestra la situación del

Castillo del Hierro emplazado en el Suroeste del Conjunto Histórico de Fuentes. Su traza indica un origen musulmán. Podría adscribirse a momentos Almohades, con posibilidad de pertenecer a momentos más antiguos del período islámico. Sufrió remodelaciones a partir del SS. XIV – XV.  El Castillo fue concedido a principios del S. XIV por Alfonso XI a Alvar Pérez de Guzmán, y fue comprado posteriormente por Alfonso Fernández, fundando éste el mayorazgo del Castillo de Fuentes en 1378, dando el nombre al linaje. El castillo se encuentra actualmente enmascarado por construcciones que se adosan en su perímetro, del cual destaca la torre del homenaje.

 

Continuamos el recorrido y llegamos para almorzar a las

-1430h Bar-restaurante El Montañés. Situado en la calle Huerta nr. El almuerzo ha consistido en unos entrantes a base de ibéricos (queso, chorizo, salchichón, caña de lomo y jamón), ensalada mixta con anchoas  y gambas cocidas. De primer plato revuelto de patatas a lo pobre. De segundo lomo al brandy con patatas fritas. Y de postre una tarta o pudin con chocolate. Todo estaba muy bueno y en cantidad mas que suficiente para saciar a los mas glotones.

Después de comer continuamos el recorrido por Fuentes:

-1620h, Casa Señorial, en calle Lora del Rio nr. 8, (Siglo XVIII, obra de Alonso Ruiz Florindo) Constituye uno de los edificios más característicos de la arquitectura local urbana del siglo XVIII. La fachada es de gran belleza, componiéndose de una suntuosa portada y un airoso mirador que no ocupan la parte central de la fachada, sino que han sido desviados adrede para encuadrarlos frente a la calle San Sebastián que desemboca perpendicularmente a la fachada. La puerta está flanqueada por dos pilastras decoradas con estípites y un baquetón cuadrado a cada lado, que arrancan a cierta altura del suelo. En el segundo cuerpo hay un balcón cuyo vano está cubierto por un arco trilobulado, encuadrado por pilastras y estípites más adornados que los inferiores. Cerrando el conjunto aparece un friso decorado con gallones, motivos vegetales y pinjantes o adornos colgantes. El edificio se completa con un mirador adornado con pinjantes y columnas que sostienen arcos de medio punto.

-1630h, Iglesia Santa María La Blanca: c/ Marquesa de Estella 17.  No la visitamos interiormente porque está en obras. Su construcción se inicia en los últimos años del siglo XVI, bajo la dirección de Diego López de Arenas. Tras el terremoto de Lisboa, en 1755, que dañó gravemente el edificio, el maestro alarife Alonso Ruiz Florindo reparó todo el conjunto. El gran atractivo de su portada principal radica en la fuerza del ladrillo cortado y avitolado. Destaca la labor decorativa a base de columnas y azulejos policromos de la torre, de clara tendencia al estilo de la arquitectura astigitana en este tipo de edificios. Es un claro exponente de la arquitectura típica andaluza, ya que en la construcción que se conserva actualmente participaron las diferentes culturas y civilizaciones que pasaron por Andalucía.

-1630h, Casa de la Cultura, Lo vemos desde el exterior. Este edificio, situado en pleno centro urbano, fue sede del desaparecido Hospital de la Caridad, que servía de hospicio para la población, y que poseía capilla dedicada al patrón del pueblo, San Sebastián. La estructura y composición del edificio va acorde con la arquitectura local de la época, e incluía una espadaña que desaparecería en los años sesenta. Como curiosidad, se puede observar una pequeña carita que se encuentra tallada bajo una teja que hace esquina en el edificio.

-1635h, Iglesia-Convento de San José Fue fundada por los Padres Mercedarios a principios del siglo XVII, posteriormente ocupada por los Padres Salesianos, y finalmente bajo la custodia del Arzobispado. Su portada a los pies del edificio, fue realizada por Juan Ruiz Florindo. con bellos elementos barrocos, como las dos grandes pilastras decoradas con grandes estípites y abundante decoración vegetal. Esta decoración supuso la introducción del estípite en la arquitectura fontaniega. El templo consta de una nave con planta de cruz latina, y cubierta con bóveda de cañón y lunetos; a ella se abren balcones en las tribunas que hay sobre las capillas laterales. El crucero está cubierto por bóveda semiesférica. En el interior sobresale el Retablo Mayor de estilo barroco con tendencia del rococó.  El altar mayor de la Iglesia de San José data del siglo XVIII y es obra del escultor ecijano Martín de Toledo. Su titular, San José con el Niño de la Mano, es una obra del escultor sevillano Juan de Mesa, siendo esta la primera realizada, después de abandonar la escuela de Martínez Montañés en 1616. El ático aparece coronado por una imagen sedente de la Virgen de la Merced. Debajo de San José una Inmaculada, y a ambos lados de ella San José Nolasco y San Pedro Nonato.

En la nave de la Epistola, un retablo con San Juan Bosco, y debajo de él, Santo Domingo. Continua otro retablo de la Virgen de la Merced.

En la nave del Evangelio, retablo de Maria Auxiliadora. Y a continuación, retablo de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

-1710h, Casa Señorial, calle Carrera nr 1, Actualmente Centro Catequistico. Hay poca documentación relativa a las obras de Juan Ruiz Florindo, por lo que la mayoría se han identificado por las características más afines de este alarife. Esta casa fue realizada entre 1730 y 1740 para la familia Fernández de Peñaranda. Posee un mirador muy bien posicionado con elementos barrocos que enlazan con la portada, siendo considerados uno de los más bellos de la provincia de Sevilla.

-1715h, Casa señorial-actual Centro Civico. Calle Fernando de Llera nr. 7.Antigua residencia privada. Perteneció a la familia Fernández de Peñaranda, con la que la saga de alarifes mantuvo bastantes contactos. Su portada destaca por el dinamismo, lo bien compuesta, riquísima de motivos y porque por sí sola puede acreditar al artista Estilo barroco siglo XVIII (1753) . Autor Alonso Ruiz Florindo

-1720h, Iglesia-convento de la Encarnación. Fundada en 1620 por Gómez de Guzmán y Catalina de Sandoval, Marqueses de Fuentes. La portada tiene una disposición netamente clásica, con una cerámica con motivos alusivos al Misterio de la Encarnación. Fue reedificado en el año 1860, tras un incendio sufrido a mediados de siglo. Se dice que D. Francisco Armero Fernández de Peñaranda (General Armero y primer Marqués del Nervión), intercedió ante Isabel II para solicitar ayuda para la reconstrucción y esta le dijo que lo que él diera en reales ella lo daría en ducados de plata. En el interior del convento se encuentra un lienzo que recuerda este hecho.

Lo habitan 5 monjas de la Orden Mercedaria. Éstas se dedican a acoger niñas de familas desestructuradas o simplemente abandonadas en el monasterio, donde las mantienen y le dan una eduación.

La iglesia: El edificio presenta planta de cruz latina, se cubre con medio cañón con lunetos en la nave y el crucero con media naranja sobre pechinas. El Retablo Mayor data del primer cuarto del XVII, aunque fue remodelado en siglos posteriores. Aparece pintado de blanco, un color muy propio de la orden mercedaria. Consta de tres calles separadas por columnas corintias y ático. La central presenta un sagrario de plata del XVIII, manifestador, hornacina con una imagen reciente de la Virgen de la Merced (que sustituye a la talla antigua, más valiosa, pero bastante deteriorada) y un relieve sobre la Anunciación; en las calles laterales se muestran pinturas que representan a San Pedro Nolasco, San Ramón Nonato, San José y Santa María del Socós, junto a los escudos de los fundadores, los marqueses de Fuentes. En el lado derecho del crucero existe un retablo del XVII en cuya hornacina central figura un conjunto escultórico de San José con el Niño, atribuido a la escuela de Juan de Mesa. En los laterales aparecen las imágenes de San Joaquín y Santa Ana, y en el ático, una Inmaculada de escuela granadina. El frontal del altar aparece decorado con rocalla y es obra del tercer cuarto del XVIII. En el templo se hallan, además, las esculturas de Santa María del Mayor Dolor y el Cristo de la Veracruz, ambas pertenecientes a la Hermandad del mismo nombre. También en el coro bajo se guardan interesantes obras de arte. Así, en su retablo, que data de la fundación del convento, figura un gran lienzo que representa a la Virgen de la Merced protegiendo a los fundadores de la orden. Junto a éste, sobre una de las puertas de acceso a la estancia, se encuentra una magnífica talla del Niño Jesús. Actualmente, la zona conventual alberga un centro escolar para niñas y de acogida para hijas de temporeros o familias sin recursos económicos.

Finalizada esta visita, y sobre las

-1800h, regresamos a Sevilla.

Para ver todas las fotos (134) de la visita pincha aquí