Convento de Santa Inés (Sevilla) 23-11-2011

Convento de Santa Inés (Sevilla)

Fecha visita: 23-11-2011

Dentro del Taller del Distrito Sur “Conocer Sevilla”, Mª Carmen Muñoz Sosa nos enseña hoy este Convento:

Situado en la calle Doña María Coronel, 5 pertenece a la congregación de Franciscanas Clarisas, cuya orden fue fundada por San Francisco de Asís y Santa Clara en 1212. Los fines del convento son la oración, aunque las religiosas también elaboran dulces. El edificio está incluido dentro del Conjunto Histórico de Sevilla desde 1964 y como Monumento histórico desde 1983.

En este convento vive la comunidad de hermanas franciscanas clarisas del convento de Santa Inés.

Historia de su fundación: Doña Mª Coronel era una bella joven que pertenecía a una familia muy principal que tenía una casa en la esquina de la calle Arrayán con el mercado de la Feria. Se casó con el caballero D. Juan de la Cerda, que se unió a los hermanos bastardos de D. Pedro I, encabezados por Enrique de Trastamara, que pretendía destronar al rey. Pedro I logró decapitar al marido de Dª María acusándolo de traición a la corona. D. Pedro se enamoró de ella, tras haber incautado los bienes de su esposo pero conservando ésta los de su dote. Su casa, que estaba junto a la parroquia de San Pedro, fue derribada y sembrado de sal “para que ni siquiera naciera allí la hierba”. Ella logró huir hasta refugiarse en una zanja, a los pies de la Torre de D. Fadrique, en el convento a los pies de la Torre de D. Fadrique, en el convento de Santa Clara. Pero el rey la sorprendió un día en el convento, y ella, desesperada, se introdujo en la cocina y se echó en el rostro aceite hirviendo de una sartén, y se desfiguró la cara. D. Pedro, arrepentido, cedió la casa confiscada a Dª María y ella fundó el Convento de Santa Inés. Fue enterrada en el coro hasta 1679 en un sepulcro bajo, junto a su marido Juan de la Cerda y una hija pequeña, hasta que las monjas decidieron trasladarlo a otro sitio, descubriéndose entonces que el cuerpo estaba incorrupto, siendo sólo cenizas su marido e hija. En 1834 se reconocía su incorruptibilidad.. Se colocó dentro de una urna de cristal. El 2 de Diciembre de todos los años se puede visitar y se aprecian las cicatrices que le produjo las quemaduras. A este convento también estuvo muy vinculada la familia Enríquez de Ribera, a esta comunidad pertenecieron muchas de sus damas.

Este importante convento sevillano no se proyecta al exterior, a pesar de su gran superficie urbana, desarrollando toda su complejidad hacia el interior. El acceso se realiza a través de dos entradas independientes que se abren cada uno a un compás a los lados de la iglesia. En el izquierdo están entre otros el torno, los locutorios, las viviendas del sacristán y portero y la puerta reglar; mientras que el otro permite entrar a la iglesia por otra puerta, opuesta a la anterior, y a las sacristías de afuera.

    El templo, a través de un compás de entrada adornado por un aguacate y una costilla de Adán se accede al templo. Presenta una portada de entrada de estilo barroco, y planta formada por tres naves basilical con bóvedas de nervadura que reposan sobre pilares, decoración de yeserías en los inicios de los arcos y nervios en las bóvedas, azulejería decoran la nave de la iglesia. De estilo gótico-mudéjar, se construyó en la 2º mitad del s. XIV. En el primer tercio s. XVII, se realizaron las obras de la portadas de acceso, y las yeserías que aparecen en los arranques de las bóvedas y las pinturas murales del coro ejecutadas por Francisco de Herrera en 1630. El coro está compuesto por una sala rectangular cubierta por bóveda de nervaduras sexpartitas y que se halla comunicado al claustro principal del convento.

Podemos destacar las siguientes obras: –

 Retablo mayor, realizado por José Fernando y Francisco José de Medinilla entre 1719 y 1748, presidido por Santa Inés, obra de Francisco de Ocampo. sustituyó al primitivo del siglo anterior, del que se conservan la escultura de Santa Inés,  y las de San Juan Bautista, y San Juan Evangelista de Juan de Remesal y en el ático “San Pascual Bailón” y “San Antonio”(ésta última también de Remesal).

(Inés significa pura, sin mancha; aplicado a las víctimas que se ofrecen en sacrificio. Al coincidir fonéticamente este nombre (Agnes) con la palabra latina agnus, (cordero) y con la simbología especial que este animal tiene en el cristianismo (Cristo es representado como el Agnus Dei, el Cordero de Dios), se cultivó esta asociación de ideas y se la representó siempre con un cordero y con la palma del martirio.
Santa Inés representa un hito en la historia del cristianismo. Su martirio conmocionó a la cristiandad naciente y movilizó a toda la intelectualidad cristiana. Inés era una niña de doce años apenas, cuando tuvo que hacer frente a las pretensiones del pretor de turno (fue durante la persecución de Septimio Severo) de que abjurase de su fe, adorando públicamente a Minerva. Y no se le ocurrió otra cosa para presionarla, que llevarla a un lupanar y someterla allí, desnuda, a pública vejación. No siendo posible doblegarla por ningún medio, mandó el pretor decapitarla allí mismo. Dice la tradición que al verdugo, movido de piedad, le tembló la espada en la mano. Su martirio causó honda impresión en toda la Iglesia, tanto en Roma como fuera de ella.)

En el Presbiterio a la izquierda,

*Retablo de la Inmaculada Imagen de talla completa en tamaño casi natural, del primer tercio del siglo XVII, relacionada con Juan de Remesal. Se observa como la solemne gravedad del estilo montañesino deja paso aquí a un sentido más candoroso y aniñado, quizá para adoptarse al ambiente de un convento femenino donde las formas suaves son la nota predominante.

A la derecha en la zona del Presbiterio tenemos

*Retablo de Santa Clara, fundadora de la orden, imagen tambien de talla completa en tamaño casi natural

Y siguiendo por la nave del Evangelio nos encontramos, en el hastial,  con el

*Retablo de San Francisco de Asís, cofundador de la orden.

y ya en la nave lateral,

*Retablo de San José con el Niño, debajo de él una imagen de la Virgen de la Virgen de los Dolores.

*Retablo de San Expedito

A los pies de la nave principal el coro separado por una gran reja. En la parte superior un escudo de la Orden. Mas abajo y a ambos lados dos águilas. Continuan ángeles y querubines. Siguiendo el dibujo de la pared abajo del todo a la izquierda un jarrón con flores.y a la derecha un cáliz. Debajo de éste cáliz una puerta primorosamente trabajada (aunque en mal estado de conservación) da paso al coro.

A través de la reja que cierra el coro, se ve la urna que contiene el cuerpo incorrupto de Dª María Coronel, y el órgano barroco que hacia 1700 hizo famoso a Gustavo Adolfo Bécquer con su obra “Maese Pérez el organista” (episodio milagroso ocurrido dentro de estos muros y contenido en el volumen de sus “Rimas y Leyendas”). El instrumento es obra de transición entre los siglos XVII y XVIII y está decorado con pintura florales.

En la nave de la Epistola, siguiendo el recorrido desde el Coro, encontramos:

*Retablo de San Antonio de Padua, con dos pinturas sobre tabla a ambos lados del santo. representando a San Juan Bautista y San Jerónimo, obras del siglo XVI.

*Retablo neoclásico, con la figura de San Blas, obra de Juan de Mesa de 1.617

Y ya en el hastial

*Retablo de “La Virgen del Rosario”. Imagen del siglo XVIII rodeada por obras anónimas de estilo flamenco: “San Sebastián, la Degollación del Bautista, San Pedro y la Misa de San Gregorio”, La Adoración de los Pastores, La Epifanía, y escenas de la vida de la Virgen. En total 13 tablas del primer cuarto del Siglo XVI

En s. XX, la comunidad vendió un gran trozo que estaba en ruinas al Ayuntamiento, y ahora es una Sala de Exposiciones. Fue sede del Pabellón de Sevilla durante la Exposición Universal de 1992.

La colección de piezas de orfebrería es espléndida y numerosa, destacando el Arca para el monumento del Jueves Santo, realizada en ébano y plata, regalada al Convento en 1.600.

Como curiosidad, hay que citar que en el obrador de este convento las monjas elaboran sus afamados dulces: bollitos de Santa Inés cuya receta fue legada por la propia fundadora y otros dulces tradicionales  inigualables como cortadillos, magdalenas, almendrados, roscos de vino, delicias de Santa Inés y de Santa Clara.

Finalizamos la visita en el torno de las monjas, comprando dulces. Nosotros elegimos roscos de vino (7 euros el kg) y sultanas (2,60 eur el cuarto).

La entrada es gratuita, pero las monjas agradecen una propina para el mantenimiento del museo.

Para ver todas las fotos de la visita (60) pincha aquí

Anuncios

Iglesia de El Salvador (Sevilla) 16-11-2011

Visita a la Iglesia de El Salvador (Sevilla)

Fecha de la visita: 16-nov-2011

Dentro de la actividad “Conocer Sevilla”, que se realiza en el Distro Sur de Sevilla, hoy Mari Carmen Muñoz Sosa nos enseña:

La  Iglesia de El Salvador:

EL EXTERIOR DEL TEMPLO:

El templo del Salvador se edificó sobre el solar en el que se encontraba ubicada la antigua mezquita mayor de Sevilla, que fue erígida reinando Abd-Rahmani, aunque fue conocida con el nombre de su fundador el príncipe Hohammad Bem-Abbad Al Motamid-Al-Cajim. Príncipe de la dinastía abasida que se convirtió en protector de las letras y ciencias de su tiempo.

Por lo que respecta a la gran portada que se abre a la Plaza del Salvador, destaca el exterior del edificio por su monumentalidad. Cronológicamente corresponde en su mayor parte al siglo XIX. Se organiza por medio de tres grandes portadas, correspondientes a las tres naves del edificio, siendo mas alta la central. En general esta portada sigue los modelos del renacimiento italiano. En el primer cuerpo destaca el entablamento (de la portada principal) en cuyo centro se disponen ángeles tenantes que sujetan un escudo con el Agnus Dei . En las portadas laterales podemos ver los bustos de los santos Pedro y Pablo, mientras que en la central está la bola del mundo con la cruz, símbolos del reinado de Cristo. En el segundo cuerpo destaca un gran óculo en el centro, mientras que el conjunto se remata por una inmensa espadaña rematada por un frontón y una cruz de forja.

Detrás de las rejas que cierran el compás del Salvador se erige la pequeña Capilla del Carmen. Es de pequeño tamaño y si nos fijamos podremos ver el escudo del Carmelo sobre el entablamento de dicha capilla. De la Hdad hablaremos mas adelante, pero es una pena que esté completamente vacía esta capillita.

Siguiendo por el exterior de la Iglesia del Salvador llegamos a la confluencia de la Plaza con Villegas. Allí encontramos un enmarcamiento para una sencilla cruz de madera, bajo el cual hay una lápida, en la cual el rey Juan II de Castilla dictó una norma por la cual todo hombre debía arrodillarse al paso del santísimo, so pena de pagar 600 maravedíes. Sobre ella está la llamada Cruz de las Culebras, pues era la antigua cruz que presidía el cementerio de la parroquia.

Muy cerca se encuentra el magnífico retablo cerámico del Santo Cristo del Amor, titular de la cofradía del mismo nombre, obra de 1930 de Enrique Mármol Rodrigo. Es el mas grande de los retablos existentes en Sevilla pues reproduce al Cristo a su tamaño real.

INTERIOR DEL TEMPLO

El interior del templo se organiza por medio de una gran planta de salón, dividida en tres naves, que a su vez se dividen en cuatro tramos. Destacan los potentes pilares que sustentan el templo, éstos son cuadrangulares y tienen adosados columnas. Sobre la zona del crucero se levanta una potente y airosa cúpula sobre pechinas, en las cuales hay relieves pétreos con las figuras de los cuatro evangelistas enmarcados dentro de una ornamentación vegetal. Todo el conjunto se culmina por medio de una linterna, en la cual se abren varios varios vanos que dan paso a la luz de sol.

RECORRIDO:

Comenzamos por la nave del evangelio (a los pies):

*Estandarte de la Hermandad del Rocío

–Simpecado de la Virgen del Rocío: Es obra de los talleres de bordado de Dª Esperanza Elena Caro, insigne artesana de gran sabor sevillano. En la hornacina pequeña se muestra un pequeño grupo escultórico de plata, Las Santas Justa y Rufina, con la Giralda entre ellas. Este conjunto remata el paso de la Virgen que peregrina anualmente al santuario almonteño.

–Retablo del Simpecado de la Hermandad de Ntra. Sra. Del Rocío. Es reciente obra del escultor Fernando Aguado, tallado por Francisco Verdugo y dorado por el hermano de la Corporación David de Paz.

*Retablo de la Virgen de la Antigua:

Es una réplica de la famosa Virgen situada en la capilla del mismo nombre de la Catedral de Sevilla. El cuadro fue pintado en 1715 y está atribuido a Juan Ruiz Soriano. Esta Virgen fue muy importante en América. Cristobal Colón fue muy devoto de esta imagen. Las figuras del último cuerpo son un San Blas de la segunda mitad del S.XVII y una pareja de santas mártires, Santa Lucía y Santa Agueda de finales del mismo siglo. La imagen del nicho inferior es un San Antonio de Padua.

*Retablo de Santa Ana: El grupo escultórico de Santa Ana enseñando a leer a la Virgen fue tallado por José Montes de Oca en 1714. La iconografía de Santa Ana y la Virgen Niña es un tema recurrente en la producción del artista sevillano. Estas representaciones de Santa Ana como Maestra abundaron desde el seiscientos. Las imágenes del cuerpo bajo corresponden a San Joaquín y San Antonio. La primera corresponde a finales del S.XVII y muestra una gran riqueza plástica y cromática. Bajo estas esculturas se encuentran dos tablas pintadas representado a dos santas en hñábito de monja, una de ellas Santa Teresa de Jesús. En la hornacina alta se encuentra una Virgen del Carmen flanqueada por dos obispos, San Leandro y San Isidoro.

*Retablo de la Virgen del Rocío: Fue labrado por José Maestre entre 1718 y 1731, periodo en que tuvo varios encargos para la Colegial con el objetivo de dotar de retablos al templo, que estaba prácticamente vacio desde su inauguración en 1712. La hornacina central está ocupada por una réplica moderna de la Virgen del Rocío, realizada por Sebastián Santos de Rojas. Esta imagen es el elemento fundamental de la Hermandad de Sevilla, que peregrina al gran santuario de las marismas todos los años.

*Portada retablo de la Capilla Sacramental:  es conocida por “la apoteosis del barroco”, La portada es obra barroca de Cayetano de Acosta de 1770. Se caracteriza por estar formada por una profusa decoración a base de columnas y estípites. En el ático se dispone una alegoría de la Eucaristía. A uno y otro lado tenemos a San Carlos Borromeo y San Felipe de Neri, fundador del oratorio, con sus tributos. En el centro, la Virgen del Voto y San José con el Niño.

*Capilla Sacramental:

–Retablo de nuestro Padre Jesús de la Pasión: El conjunto de plata de la antigua Capilla Sacramental, hoy de Pasión, perteneció al patrimonio de los jesuitas y fue concedido a la Colegiata del Salvador después de la expulsión de la Orden en el año 1767. Su motivo principal es el retablo frontal, obra excepcional del platero Tomás Sánchez Reciente, fechado en 1753 y rematado por una gran custodia. A Ambos lados se encuentran dos pedestales laterales labrados en 1802 por el platero Juan de Amores e inspirados en el retablo principal, en los que se instalan las imágenes de la Virgen de la Merced, obra de Sebastián Santos realizada en 1966 y San Juan Evangelista.

En los laterales de la Capilla pueden verse dos lienzos representado la Inmaculada y San Carlos Borromeo con los Apestados de Milán realizados por J.Tovar Villalba en 1911.

En la hornacina central de la capilla, nos aguarda el Cristo de Pasión, imagen en madera esculpida al natural. Es un nazareno de cedro, obra de Martínez Montañés, según testimonio de Fray Juan Guerrero, mercedario contemporáneo suyo, y está policromado por Francisco Pacheco, suegro de Velázquez. Tiene una actitud itinerante con el pie izquierdo apoyado en tierra, mientras el derecho se levanta, y el dedo primero roza levemente el suelo. Esto le ha provocado mas de una vez cierta inestabilidad (Ortega Bru). No se trata de un Cristo de dolores sangrante, ya que simboliza la resignación. La advocación se relaciona con la de una cofradía de Valladolid que en 1577 recogía los dolores, afrentas y tormentos, sufridos por Cristo en la Pasión. Según Hernández Díaz, “posee excepcional unción sagrada. Responde a la teología cristífera y a la pastoral postridentina, e interpreta tan verazmente la mente de la Iglesia, que es obra universal y seduce al contemplador de todos los tiempos y de cualquier ideología.

Rodeando al Nazareno hay dos medios bustos, uno de San Ignacio de Loyola con el anagrama de Cristo y el libro de los Ejercicios espirituales, y otro de San Francisco Javier. En la parte superior podemos ver esculturas de la Fe, Esperanza y Caridad. Sobre pedestales de plata se hallan la Virgen de la Merced, protectora de los cautivos, obra de Sebastián Santos, y San Juan de Gabriel Astorga. Estas imágenes pertenecen a la Archicofradía del Santísimo Sacramento y Pontificia y Real Hermandad de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y Nuestra Madre Señora de la merced. Fue fundada hacia el 1531 en el extinguido convento de la Merced Calzada, actualmente Museo de Bellas Artes, por parte de una serie de miembros de la collación de Santiago, la mayor parte provenientes de Valladolid, deseosos de tener en Sevilla una cofradía como las de su tierra. Cuando se destinó el convento de la Merced a Museo en el 1840, la Hermandad se trasladó a la Iglesia de San Vicente. Posteriormente pasó a San Miguel, y desde 1868 al Salvador, por derribo de su sede anterior. Ya camino de los pies de esta nave y justo después de la capilla sacramental nos encontramos con un relieve con la Anunciación atribuido a Pedro Duque Cornejo, y también procedente del antiguo retablo mayor.

*El Altar Mayor: Al fondo del presbiterio se encuentra el gigantesco y magnifico retablo mayor de este templo del Salvador. Fue realizado entre 1770 al 1779 por Cayetano de Acosta, siguiendo un modelo de exaltado barroquismo.(llama la atención el movimiento que sufre todo el retablo; aquí podemos contemplar un retablo al puro estilo barroco). El retablo consta de un banco o parte inferior, un gran cuerpo central dividido en tres calles, separadas por vistosas columnas salomónicas, y un ático. Comenzando por la parte inferior tenemos podemos ver en la zona del banco relieves de los Padres de la Iglesia, apareciendo una escultura de la Inmaculada sobre el Sagrario-Manifestador. (ya en el primer cuerpo y sobre la zona central). Todo el retablo se organiza alrededor del grupo de la Transfiguración , pues este instante de la vida de Cristo alude el máximo apogeo de su divinidad. Por este motivo, todos los templos dedicados al Salvador o al Redentor se encuentran presididos por la escena de la Transfiguración. Es el momento en el que Moisés y Elias, representantes de la ley y Los Profetas, conversan con Jesús, declarándolo Mesías y Salvador de la Humanidad, en presencia de los Apóstoles Pedro, Santiago y Juan. Así, si nos fijamos en el retablo podremos ver en la parte superior la figura del Padre Eterno rodeado por ángeles. Es el momento en el que “….se formó una nube que los cubrió con su sombra. Y vino una voz desde la nube, que decía; Este es mi Hijo, mi Elegido; escuchadle. Alrededor del cuerpo central en el que se dispone el tema de la Transfiguración se disponen algunos arcángeles, de izda a dcha : Yehudiel, Rafael, Baraquiel, Gabriel, Miguel y Seatiel. De igual manera en el ático se disponen otra serie de arcángeles, éstos ya muy lejos de nosotros pues se encuentran a una altura considerable. Como viene siendo habitual a ambos lados del retablo se encuentran unos espléndidos ángeles lampadarios de finales del s.XVIII.

Pasando por delante del Presbiterio, llegamos a la nave del Evangelio en cuyo hastial encontramos el

*Retablo del Cristo de los Afligidos, talla barroca de finales del siglo XVIII de Gaspar de Gines de 1635. En el centro se halla la efigie titular, obra anónima de vestir de mediados del XVII. En la parte baja , dentro de una urna, imagen de vestir de la Virgen, atribuida a Cristóbal Ramos. En el ático se dispone un relieve con la Santísima Trinidad, coronada por una efigie de San Miguel. Tampoco podemos pasar de largo del gran cuadro que hay sobre la puerta de la sacristía , que representa la Adoración de los Pastores. Es una obra sevillana de finales del siglo XVII.

Delante de este retablo vemos la magnífica

*Custodia procesional (1612-21) realizada por el orfebre Manuel Sánchez,el magnífico ostensorio es de Miguel Palomino Sánchez (1825-47)…Iba colocada en el paso del Señor de Pasión de Cayetano González..¡ Se ha colocado recientemente el conjunto de la custodia y el paso permanentemente frente a la capilla sacramental de Pasión.

A continuación pasamos a la

*Sacristía Baja.

Está presidida por el Retablo de la Transfiguración, tallado por Juan de Dios Moreno (1.712), con lienzo de Pablo Legot (1.631). En las paredes se alinean sitiales de la sillería del Coro, obra de los hermanos José y Felipe González (me ahorro el chiste fácil) de finales del XVIII. Sobre los bancos de la derecha, dos óleos: una Magdalena de Pedro de Camprobín (1.633) y la Coronación de la Virgen, anónimo sevillano de la primera mitad

Retablo de la Transfiguración, 1712

del XVII.

En la pared frente al retablo se nos muestran el Crucificado del Buen Viaje (talla anónima de finales del siglo XVI) y dos óleos con cabezas cortadas: la de San Pablo y la de San Juan Bautista, ambas de

Crucificado del Buen Viaje

Sebastián de Llanos Valdés (1.670). Sobre todos ellos, un cuadro de gran formato de San Millán en la batalla de Clavijo, anónimo del siglo XVII sobre un tema muy de moda en la época de la Contrarreforma: los santos matamoros (Santiago, San Millán y San Isidoro).

Por un pasillo y subiendo unas escaleras pasamos a la

*Sacristía Alta.

Consta de dos zonas, norte y sur, unidas por un largo pasillo. En todo este recorrido podemos contemplar cuadros, tallas, retablos y objetos de culto de gran valor artístico que constituyen el Museo Colegial.

 

Misal de 1744 con encuadernación Rococó

Y por una pequeña puerta salimos justo junto al

 

*Retablo de la Borriquita o de los santos Crispín y Crispiniano.

dedicado históricamente a estos mártires cristianos, zapateros de oficio. Fue tallado en 1.733 por Bartolomé García y montado por los hermanos José Fernando y Francisco José Medinilla. Es de estilo barroco, se talló en el siglo XVIII, y en su parte central se halla una imagen de vestir de la Virgen de los Dolores, obra de mediados del XVIII. En la parte superior se hallan las efigies de los titulares, del siglo XVII, mientras que junto a ellos hay un relieve con los dos santos saliendo del fuego. La Entrada en Jerusalén con el Cristo subido en la borriquita es talla anónima de finales del XVII, principios del XVIII, de escuela sevillana. Aquí entramos en el campo de las atribuciones, tan polémico como siempre. En este caso el profesor Palomero Páramo afirma que se puede relacionar con el círculo de Pedro Roldán. Fue restaurado por Buiza en 1968 y por Abascal posteriormente.

Y junto a este el

 *Retablo del Cristo del Amor.

A la derecha del la Capilla Mayor se levanta el retablo de la Primitiva, Pontificia Archicofradía y Real Hermandad de Nazarenos de la Sagrada entrada en Jerusalén,

Retablo del Cristo del Amor

Santísimo Cristo del Amor, Nuestra Señora del Socorro y Santiago Apóstol. Es la unión de dos hermandades, por un lado la de la Entrada en Jerusalén, creada en el último tercio del XVI por el gremio de medidores de la Alhóndiga, en la iglesia de los Terceros, y por otro, la del Amor y Socorro, creada en Santiago por fechas similares, con la finalidad de ayudar a los presos. La unión de ambas se llevó a cabo en 1.608. Durante la Guerra de la Independencia se trasladó a San Miguel, entró en decadencia en el XIX y se reorganizó en San Pedro allá por 1.905. Desde 1.922 reside en el Salvador.

En el centro del retablo se encuentra la magnifica imagen del Cristo del Amor que tallara Juan de Mesa. Su precio fue de 1.000 reales, y fue restaurado por Rodríguez Rivero-Cabrera en 1.982. Es la primera de una serie de diez Crucificados contratados por Juan de Mesa, y que en escritura notarial el artista especificó que la haría “por mi persona sin que en ella pueda entrar oficial alguno”. Es de destacar que en la corta vida artística de este discípulo de Martínez Montañés (apenas doce años, pues murió a los 44 de tuberculosis) dejó obras tan importantes como este Cristo del Amor, el Señor del Gran Poder, el Cristo de la Buena Muerte (Hermandad de los Estudiantes), el Cristo del Buen Ladrón (Montserrat) o el Nazareno de La Rambla (Córdoba) entre otras.

La advocación alude al mucho amor que tuvo Cristo, pues murió en la cruz por redimir al mundo. Todos conocemos la imagen del pelícano, que está a sus pies, animal que simboliza la muerte del Redentor, pues, según la tradición, cuando sus polluelos no tiene que comer se abre el pecho, y los alimenta con su sangre, lo mismo que hizo Cristo en la Cruz. A la izquierda podemos ver la imagen de Nuestra Señora del Socorro, que es obra de Juan de Mesa pero muy retocada. En el lado opuesto se encuentra la talla de San Juan, obra del XVII, de vestir, pero transformada en los siglos posteriores. El retablo está coronado por un San José con  el Niño, obra de Pedro Roldán.

Estamos en el Presbiterio y si miramos hacia arriba encima del Altar Mayor vemos una cúpula sobre pechinas y en la bóveda sobre el Altar Mayor,

 

*Pintura sobre la bóveda: Visión Celestial alrededor del Espiritu Santo: La pintura representa a la Gloria Celestial y en su centro se encuentra el Espiritu Santo en forma de paloma. Es una visión ilusionista acertada tanto en el empleo de la perspectiva aérea como en sus valientes escorzos. Su autor Juan de Espinal, desarrolló una arquitectura fingida, por medio de ménsulas y una balaustrada elíptica en la que se desarrolla la explosión celestial compuesta por la presencia de coros y agrupaciones angélicas. La bóveda fue pintada en torno a 1775 y su tratamiento supone el rococó pictórico que anticipa la obra de los pintores Maella y Goya.

Junto a la primera columna destaca el Púlpito  labrado en mármoles blanco y rosa,  y con tornavoz en forma de Concha de Peregrino. Es de 1734 labrado por el cantarero vasco Vicente  Bengoechea. El de la izquierda es del estepeño Julián del Villar hecho 44 años más tarde siendo copia exacta del original. Las escaleras de los dos desaparecieron en el siglo XIX.

Continuando el recorrido por las capillas laterales de la Epistola nos encontramos con el

*Conjunto de Nuestra Señora de las Aguas, El gigantesco retablo fue realizado por José Maestre en 1724. El retablo consta de banco, un gran cuerpo central, en donde se abre el camarín de la Virgen, y ático. En la parte inferior se encuentra un Niño Jesús de estilo montañesino del siglo XVII. En la zona central, y a ambos lados del camarín , podemos ver esculturas de los Santos Isidoro y Leandro, obras de Felipe de Castro. La Virgen titular, de la que hablamos antes, es obra de finales del siglo XIII, de época de Fernando III, aunque muy alterada por restauraciones posteriores, especialmente del XVII. El Niño es del finales del XVI y está atribuido por Gómez Piñol a Jerónimo Hernández.

*Retablo de San Fernando. Fue realizado entre 1760 y 1767 por el tallista José Díaz, aunque las imágenes central de San Fernando, y a ambos lados San Hermenegildo y San Luis de Francia, son anteriores siendo hechas por Antonio de Quirós y policromadas por Francisco Meneses Osorio en 1699. Las tallas de San Diego de Alcalá y San Juan Bautista, ya son del Siglo XVIII. El ático tiene una custodia pintada rematada por el escudo de la Monarquia española.

A la derecha de esta retablo está el

 

*Retablo del Cristo de la Humildad y Paciencia. Fue construido por el gremio de los guanteros para su patrón San Cristobal. Retablo de estilo neoclásico perteneciente a la escuela sevillana. Es atribuido a José Maestre y dorado por Francisco Lagraña en 1757. La imagen del Cristo de la Humildad y Paciencia fue tallada por Antonio Quirós en 1696. Se inspira en un conocido grabado de Durero.

*Retablo de las Santas Justa y Rufina, ubicado junto a la capilla Bautismal, fue concluido en 1730 por Juan de Dios Moreno, el retablo fue traído a este templo en 1902, procedente del Hospital de las cinco Llagas. que fue realizado por los hermanos Cristóbal y Pedro de Vega en el 1730. Las efigies de las titulares son de vestir y fueron talladas en la segunda mitad del XVIII. Destaca también en el ático una talla de María Magdalena que procede del taller de Pedro Duque Cornejo.

Detrás de este Retablo hay un pequeño habitáculo con una silla Palanquín del Niño de las Aguas y un San Jerónimo entre otros.

En el interior de la

*Capilla bautismal se encuentra la talla de San Cristobal, original de Juan Martínez Montañés en 1597. Es una obra de juventud de Montañés, de la cual el profesor Hernández Díaz subraya su acusada anatomía, expresividad clásica, y destaca de sobremanera cómo avanza decididamente con el Niño al hombro, y el bastón rugoso en la mano derecha. Se trata de la primera obra documentada de Montañés, es una pieza magistral y se puede decir que por sí sola inmortalizaría a un artista. La efigie mide 2´20 mts.  Así mismo San Cristóbal, patrón del transporte, ha sido el titular de una Hermandad ya desaparecida que llevaba su mismo nombre, y que durante cierto tiempo sacó a la imagen en procesión sobre un vehículo.

Sobre la puerta de entrada desde la calle, un impresionante órgano de estilo neoclásico rematado con angelitos, y que se sitúa en una tribuna. Fue restaurado hace unos años (300.000 euros), y se ha tratado en el proceso de restauración de respetar al máximo la factura original así como los materiales utilizados.

Salimos de la Iglesia y a la derecha entramos en el Patio de los Naranjos, Los únicos restos que se conservan de la antigua mezquita y que aún subsisten, son el patio de las abluciones y el arranque de la torre o alminar. Como dato curioso, si nos fijamos un poco nos daremos cuenta que el nivel del suelo de este patio con respecto al resto de la Iglesia no concuerda. Esto se debe a que posiblemente se ha venido llenando de escombros esta parte, de tal manera que las columnas están enterradas totalmente y los arcos del claustro han quedado a un metro de altura aproximadamente. El edificio original estuvo en pie hasta el siglo XVII, cuando muy afectado por los terremotos y el paso del tiempo, tenía un aspecto ruinoso.  La edificación del nuevo templo la inició el maestro Esteban García en 1674, concluyendo las obras en 1712 a manos de Leonardo de Figueroa.

En uno de los lados de este patio se levanta la capilla de los Desamparados, obra de Ambrosio de Figueroa. Es de planta rectangular y el interior se decora con pinturas murales barrocas y una serie de hornacinas que hacen de altares. En la cabecera se sitúa el altar del titular, que es de finales del siglo XVIII. El arranque de la torre pertenece a la fábrica original, mientras que el remate del campanario es obra ya del siglo XVIII.

En el interior del Patio vemos la antigua fuente, que servía en la época almohade para que los que acudían a la antigua mezquita realizaran sus abluciones. A la derecha de esta fuente encontramos la entrada a la cripta de la iglesia, sobre la que se está realizando un proyecto que permita visitarla.

Y damos por finalizado el recorrido volviendo a la Plaza del Salvador.

Para ver todas las fotos de la visita (129) pincha aquí

Visita a la iglesia de Los Gitanos (o del Valle) Sevilla, 9-11-2011

Visita a la Iglesia del Valle (los Gitanos), y paseo por Jardines del Valle, Puerta del Sol, Casa natal de Sor Angela de la Cruz, Antigua Iglesia de Santa Lucía, e Iglesia de San Julián.

Fecha de la visita y paseo: 9-nov-2011

Itinerario:

Dentro de la actividad “Conocer Sevilla”, que se realiza en el Distro Sur de Sevilla, hoy Mari Carmen Muñoz Sosa nos enseña:

La antigua Iglesia del Valle, situada en la calle Verónica, era la iglesia del Convento del mismo nombre. Se levantó el nuevo templo sobre las ruinas de la Iglesia, que desde 1999 es propiedad de la Hermandad penitencial de Los Gitanos.

Tras tres años de trabajos de restauración, con la ayuda inestimable de la Excma. Sra. doña Cayetana de Alba y el trabajo de muchos hermanos, se traslada la sede canónica de la Hermandad al Templo de Jesús de la Salud y Santa María de las Angustias Coronada; un templo espléndido en el que se combinan perfectamente lo clásico y lo artístico.

–En el altar mayor, se encuentra el camarín de la “Santísima Virgen de las Angustias”. Es una valiosa obra de arte del siglo XVIII procedente del convento dominico de Santa Florentina de Écija, de estilo barroco tardío, en madera tallada y dorada, con rocallas y espejuelos y policromado en celeste con flores e insectos imitando una porcelana. Tiene un friso con las letanías de la Virgen, relicarios enmarcados y, en su exterior, dosel rematado con pintura de “Santa Florentina”.

Debajo tiene tres hornacinas con cristal. En los laterales hay un “San Agustín” y un “San Nicolás” realizados en cedro policromados y estofados por Darío Fernández Parra, y en la central hay una “Virgen de África” de plata realizada por Villarreal en 1974.

Las imagenes titulares de la Hermandad son:

Nuestro Padre Jesús de la Salud obra de  de José Manuel Rodríguez Fernández-Andes realizada en 1938 y bendecida el día 10 de abril del citado año, Domingo de Ramos. La policromía fue realizada por Guillermo Bonilla. Fue donada la imagen por la familia Peinado. Se buscó el máximo parecido con la anterior imagen desaparecida en el incendio de San Román.

Representa: un Nazareno con la cruz al hombro en la que se hace una reinterpretación personal de la obra perdida a la que se otorgan rasgos faciales gitanos. Su postura es erguida y con actitud itinerante, e inclina levemente la cabeza hacia abajo.

Restauraciones: en el año 1969 se le labra nueva corona de espinas por Paz Vélez de un modo más arbóreo.

Al ser imagen de candelero el 1979 la hermandad encarga un cuerpo tallado a Álvarez Duarte que lo realiza con una gran zancada que no es del gusto de la hermandad siendo sustituido este cuerpo en 1982 por otro con el que recuperó la tradicional postura. Denota gran valentía en la zancada, el cuerpo y miembros inferiores y superiores se encuentran perfectamente anatomizados en su totalidad, tórax y abdomen y miembros bien ejecutados con resaltes musculares justos y bien tratados.

Recientemente fue restaurada la imagen del Señor en dos fases en 2002 y 2004 por Enrique Gutiérrez Carrasquilla, que realizó labores de consolidación y realización de una nueva peana.

María Santísima de las Angustias. Es obra de José Manuel Rodríguez Fernández-Andes, bendecida el 14 de marzo de 1937, siendo donada por su autor a la hermandad.

La policromía es obra de Juan Balceras que le imprimió una encarnadura plena de matices. Esta imagen a diferencia de la del Señor, no recuerda a la anterior más que en el hoyo de la barbilla, propio de las imágenes de Montes de Oca y en el giro de la cabeza.

Representa a María al pie de la Cruz tras la crucifixión del Señor.

Mide 1,64metros, la posición de la cabeza es inclinada hacia la derecha, los ojos son de cristal y la mirada la dirige hacia abajo y a la izquierda, las pestañas son postizas y tiene cinco lágrimas de cristal dos en la mejilla derecha y tres en la izquierda. La boca la tiene entreabierta y marcados los dientes superiores y la lengua.

Restauraciones: en 1957 Paz Vélez le realiza nuevo juego de manos.
Aunque ha tenido ligeras intervenciones no muy afortunadas, en el año 2004 Enrique Gutiérrez Carrasquilla procedió a su restauración para realizarle nuevo candelero y eliminar repintes en rostro y manos primitivas quedando la imagen en su estado original.
–En los extremos del altar mayor, se sitúan dos ángeles lampareros tallados y policromados por Rubén Fernández Parra y Francisco Fernández Enríquez. El dorado es obra de Miguel Santana.
La mesa de altar probablemente, fuese la peana del camarín. A ambos lados del camarín, a semejanza de éste, se sitúan dos retablos de madera tallados por Francisco Pineda y dorados por Miguel Santana, con repisas que albergan los cuatro “Evangelistas” del paso del Señor. Lo adornan pinturas de “San Joaquín, Huida a Egipto, Santa Ana, y Piedad” obras de Francisco Betanzos autor también del diseño.

El acceso al Camarín está compuesto por pinturas murales, obras del pintor Malagueño Raúl Berzosa. Las obras están realizadas con óleo sobre lienzo, enmarcadas con molduras en oro viejo. Éstos representan los 7 dolores de la Virgen María y fueron bendecidas por Monseñor Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo Emérito de Sevilla.

Dichas obras son regalo de la Casa de Alba.

  • 1º. La profecía de Simeón.
  • 2º. La huía a Egipto.
  • 3º. La pérdida del niño Jesús en el templo.
  • 4º. María encuentra a Jesús, cargando con la Cruz.
  • 5º. La Crucifixión y Muerte de Jesús.
  • 6º. María recibe a Jesús bajado de la Cruz.
  • 7º. La sepultura de Jesús.

En la iglesia, en las capillas del lado del evangelio residen también las imágenes de “San Juan Evangelista” obra de José Vázquez Sánchez, realizada en 1955 para el culto interno, es de encarnadura morena, de candelero y lleva el Evangelio en sus manos; “Santa Ángela de la Cruz” realizada por Antonio Dubé de Luque en cedro, es una imagen de candelero vestida con el hábito de las Hermanas de la Cruz, tiene los brazos en actitud de acogida y acercamiento, fue bendecida el 2 de marzo del 2001 en el aniversario de su muerte; Beato Ceferino Jiménez Malla “el Pele” Imagen de talla completa realizada en cedro por Darío Fernández Parra, lo ha representado junto a un niño al que ha dado pan y chocolate. Éste aparece con camisa morada y cordón del hábito del Nazareno, el rosario en la mano y la cruz franciscana al cuello. Fue bendecida el 13 de mayo del 2001 por Monseñor Amigo Vallejo; Cuadro de la “Divina Pastora”, regalo de la Hermandad de la Divina Pastora de Cantillana y representa a su titular, es obra del pintor cantillanero José Antonio Rodríguez Hidalgo con marco estilo español obra de Antonio Payán Calero.

Por la derecha del Altar Mayor, y pasando junto a una talle de la fundadora religiosas del Sagrado Corazón, Santa Magdalena Sofía, se accede a la Capilla Sacramental. La adorna un precioso retablo de estilo barroco realizado en 1955 por el escultor José Vázquez Sánchez y dirigido artísticamente por el padre Juan de Ardales. Consta de tres calles coronadas con dosel con el escudo de la Hermandad y dos ángeles pasionistas,lo preside sobre el sagrario una “Inmaculada” de barro y telas encoladas realizada por Francisco Fernández Enríquez y Rubén Fernández Parra en el año 2000. La corona y la media luna son de plata obra de Manuel de los Ríos.
También adornan la capilla los ángeles mancebos del antiguo paso del Señor, son sedentes, portan relicarios en sus manos y fueron realizados por José Fernández Andes. También hay dos cuadros pintados sobre pan de oro obra de Fernando Calderón.

A continuación, está la capilla de la Virgen del Valle.

En el exterior de la iglesia existen elementos arquitectónicos de clara influencia gótica, como son la portada situada a los pies y la ventana geminada situada sobre ella.

Sobre el lateral, y separados por una estrecha ventana de arco apuntado, se han colocado dos retablos cerámicos que representan a las imágenes titulares de la Hermandad, Nuestro Padre Jesús de la Salud, y María Santísima de las Angustias Coronada.

Finalizado el recorrido por el interior de la iglesia salimos y vemos la parte de atrás que colinda con los Jardines del Valle y dónde vemos restos de la antigua muralla de la ciudad con casi dos metros de ancho.

Volvemos hacia la Ronda de Recaredo y entramos en los Jardines del Valle que recorremos. Pasamos nuevamente a la Ronda y entramos por la calle Madre Isabel de la Santisima Trinidad lugar exacto de la Antigua Puerta del Sol, llamada así porque en ella daba el astro rey a su salida. Ya en la Plaza de Santa Lucía paramos en el número 5 ante la casa natal de Sor Angela de la Cruz en cuya fachada existe un azulejo con esa leyenda y en un pequeñísimo jardín vemos la ventana de la habitación dónde nació la beata sevillana y una pequeña escultura de ella.

Continuamos por la Calle de Santa Lucía dónde vemos los restos de la antigua Parroquia de ese mismo nombre reconstruida y que hoy se dedica a otros usos. Seguimos por la calle Juzgado, Plaza de la Moravia, y Calle Duque Cornejo, hasta la puerta de la Iglesia de San Julián, en la que admiramos su magnifica portada gótico-mudejar. La portada realizada en piedra posee arco abocinado con conjunto de molduras y baquetones, y en su parte superior lleva tres esculturas, situándose en el centro escultura sedente de la “Virgen con el Niño” y a los lados San Julián y Santa Basilisa. Se encuentra flanqueada por dos retablos cerámicos, el de la “Virgen de la Hiniesta” vestida de hebrea obra de Antonio Kiernam Flores y el Cristo de la “Buena Muerte”.

Damos por finalizado aquí este recorrido por parte del casco Histórico-Antiguo de Sevilla.

Para ver todas las fotos del recorrido (63), pincha aquí

Barcelona, calle Petritxol, Taberna Maitea y Palacio de la Música 7-8 noviembre 2011

De nuevo visitamos Barcelona aprovechando una revisión médica en la Clínica IMO durante los dias 7 y 8 de noviembre de 2011.

Viajamos con Ryanair (sacado por internet en la pagina de edreams, 60 euros el billete ida y vuelta desde Sevilla). Nos alojamos en el hotel Catalonia Roma, hotel de 3 estrellas (62 euros la habitacion/noche, tambien reservado por internet en la pagina de hotel.info). Por la tarde despues de la visita en IMO nos llegamos a la zona comercial de Maremagnum, y a continuación subimos las Ramblas hasta tomar la calle Portaferrisa, y en la segunda bocacalle a la derecha entrramos a recorrer la

Calle Petrixol:  Es una calle  de poco mas de 129 m de largo y  un ancho de 3,16 m, se encuentra dentro de la Ciutat Vella, barrio gótico, es paralela a las Ramblas entre la Calle Puertaferrisa y la Plaza del Pi.

Cuenta la leyenda que allá en el siglo IX, cuando Barcelona se encontraba bajo el dominio musulmán, la única misa cristiana que se permitía celebrar era en la iglesia del Pi antes del amanecer para que no coincidiera con las primeras liturgias en las mezquitas ya que de la otra forma se consideraría un hecho ofensivo.

Los cristianos vivían en el Raval y para llegar a su única parroquia habían de dar un largo rodeo ya que las calles que llevaban directamente a la iglesia estaban reservadas a los musulmanes. Una misa a esas intempestivas horas sumado a la gran vuelta que tenían que dar hacía que la parroquia estuviera casi siempre vacía.

Un día el viejo sacerdote fue a sacar agua de su poco para lavar el cáliz antes de misa con la mala fortuna de rompérsele la cuerda del cubo. Intentando recuperarlo utilizando garfios y todo lo que tenía a mano extrajo ante su sorpresa un cofre repleto de oro. Volvió a hacer la misma operación obteniendo otro cofre lleno con más monedas y así varias veces. Comprendió entonces que todo ese oro lo debieron guardar en un lugar seguro los cristianos antes de la invasión sarracena por lo que su inversión tenía que ser en beneficio de ellos.

Como su prioridad era llenar de nuevo su parroquia con feligreses, ni corto ni perezoso se dirigió al emir para buscar una solución le preguntó cuánto costaría comprar la calle que va desde la muralla hasta la iglesia, es decir, el camino más corto.

El emir quiso poner un precio inalcanzable y le ofreció cubrir esa calle con monedas de oro. Sólo así podría comprarla.

Días más tarde, el anciano sacerdote ayudado por unos cuantos feligreses sacaron de la iglesia del Pino cofres y más cofres repletos de monedas de oro y empezaron a cubrir el suelo de la calle.

Quedaban pocos metros para alcanzar la muralla cuando las monedas se terminaron. Al ver tantísimo dinero junto, el emir no podía perder la ocasión de llenar sus maltrechas arcas, así que regaló el terreno que les faltaba hasta la muralla y allí abrieron una nueva puerta que sólo la podían cruzar los cristianos para no cruzarse con los musulmanes. Más que una puerta era una portichuela, o portitxol… o petritxol, dando nombre a la calle., pero esto no es mas que una antigua leyenda

Originalmente la calle no tenia salida y estaba rodeada de huertos. Esta calle fue construida en el año 1465, atravesando las fincas del señor Petritxol y de esta manera poderse comunicar con la calle Puertaferrisa  y  de esta manera poder asistir a las misas mas fácilmente ya que por el otro lado comunicaba directamente con la plaza del Pi ( Plaza del pino ), donde se encuentra la entrada de la iglesia del mismo nombre.

Muchas de las casas de dicha calle fueron construidas durante los siglos XVII-XVIII.
En 1959, se eliminaron las aceras y se empedró toda la superficie de la calle, convirtiéndose en la primera calle íntegramente peatonal de la ciudad.
Toda la calle esta salpicada de mayólicas que explican situaciones e historias de dicha calle, la mayólica es una cerámica con un acabado vítreo especial. La terracota es la base de los trabajos de cerámica y en este caso se le aplica un esmalte metálico compuesto de sílice, cenizas sódicas calcinadas, plomo y estaño. Se cree que la palabra mayólica deriva de Mallorca, la isla española situada en el Mediterráneo, que fue durante la Edad Media el centro de importación más importante de este tipo de cerámica hispano-morisca. La cerámica mayólica en España fue un hallazgo casual al intentar crear una porcelana similar a la elaborada en china con caolín.

Vamos a dar un paseo cortito pero intenso por estos 129 metros   de calle llenos de historia del barrio gótico de la ciudad condal.

Refiriéndonos a estas dos anteriores mayólicas nos cuentan que en esta calle la gente celebraba los bautizos y las casamientos dado las buenas granjas que en ella se encuentran.

“La Pallaresa”, inaugurada en 1947, antiguamente había sido una vaquería, tal y como recuerdan los cuadros que decoran el local. Además de ofrecer chocolate a la taza casero y los productos típicos de estos establecimientos, éste es uno de los pocos locales de Barcelona donde todavía se puede degustar el auténtico “menjar blanc”, una crema de almendras con toques de canela y limón, auténtica delicia para los más golosos. Otro establecimiento histórico es la Granja Dulcinea (Petritxol, 2), retratado por Maruja Torres en una de sus novelas y habitualmente frecuentado por clientes famosos como Salvador Dalí y Àngel Guimerà, que tenía su domicilio en esta calle.

Desde 1947, La Pallaresa elabora artesanalmente la mantequilla y productos lácteos, no se puede pasar por Barcelona sin haber probado sus suizos, ” el menjar blanc o el mató de Pedralbes”.
El menjar blanc es una crema de postre típica de la ciudad de Reus, Tarragona. Se hace con avellana, almidón, azucar, harina, una piel de limón y canela.
Proviene de una antigua receta medieval que aparece en diversos puntos de Europa, descrito como típico del Jueves Santo, se consumía especialmente estos dias santos a causa de que no contenía leche, ni derivados, cosa prohibida en estas festividades. La apariencia es la de una crema blanca (mas espesa que el yogurth y de tacto pastoso pero gusto dulce y suave.

INGREDIENTES :

200 gramos de almendras crudas
200 gramos de azúcar
75 gramos de fécula de maíz (la Maizena de toda la vida)
Limón
Canela en rama
Canela en polvo
1 litro de agua

En primer lugar debemos hervir el agua. Cuando esto ocurra apagamos el fuego y añadimos una peladura de la piel del limón (sin la parte blanca, que amarga) y una rama de canela. Tapamos la cazuela y esperamos 10 minutos a que el agua agarre el aroma. Transcurrido el tiempo de la infusión colamos para retirar limón y canela y añadimos al agua las almendras. Trituramos. Dejamos reposar la mezcla unas 5-6 horas. Con una paño colamos de nuevo apretando con fuerza para que el sabor de las almendras pase al agua en su totalidad. Ahora procederemos a poner al fuego muy lento la cazuela para añadir poco a poco el azúcar y el espesante, en este caso la Maizena. No deben quedar grumos, así que no hay que tener prisas . Vais removiendo hasta que todo quede bien disuelto y ya se puede avivar el fuego hasta que arranque el primer hervor. Entonces retirar, dejar enfriar a temperatura ambiente y al frigorífico dentro de moldes individuales o un recipiente ya destinado a servir. Se presenta en mesa con un poco de canela espolvoreada. Otgras especialidades: chocolate con churros, ensaimadas rellenas, crema catalana,

La primera placa es la del insigne doctor Francesc Salvá i Campillo, Barcelona, 1751- id., 1828 Médico, físico e ingeniero español que realizó estudios sobre la electricidad aplicada a la telegrafía (1795) y construyó un telégrafo eléctrico (1804) que permitía la transmisión de mensajes a larga distancia a través de un total de 35 cables. Representante en España de la renovación científica impulsada por la Ilustración, destacó por sus acciones en favor de la inoculación y contribuyó a la difusión de la vacuna Jenner en nuestro país.

En esta misma casa está el estudio donde hasta hace poco ensayaba la soprano Montserrat Caballé, tal y como recuerda una placa situada en la fachada, al lado mismo de la Granja La Pallaresa.

La historia de esta sala de exposiciones de arte comienza con un pequeño negocio de ventas de pinturas al óleo y un aficionado a la pintura decorativa llamado Joan Baptista Parés, este inauguró en el frente de su domicilio una pequeña sala de arte. En 1877 abría sus puertas por primera vez y eso la convierte en la galería de arte más antigua de España y en una de las más antiguas del mundo.
El éxito del proyecto hizo que pronto se tuviera que ampliar el espacio expositivo. En 1884 se amplia la galería, dándole una estructura parecida a lo que hoy todavía podemos encontrar en el mismo local, convirtiéndose en uno de los centros del modernismo catalán. Los nombres que figuran en la historia de la galería dan muestra de esta importancia: Santiago Rusiñol, Ramón Casas, Enric Clarasó, Joaquin Mir, Eliseu Meifrén, Anglada Camarassa, Isidre Novell, Modest Urgell…y para entonces un joven pintor, Pablo Picasso que expuso también en las salas de esta galería en las salas de esta galería en 1901.

Maurici Serrahima i Bofill (Barcelona, 1902 – 1979) fue un político y escritor español, hijo del abogado Lluís Serrahima i Camín, padre del escritor Lluís Serrahima i Villavecchia y hermano del atleta Joan Serrahima i Bofill.

Se licenció en Derecho en la Universidad de Barcelona, colaboró con el diario El Matí, y fue uno de los fundadores de Unió Democràtica de Catalunya. Durante la Guerra Civil, junto con Josep Maria Trias i Peitx continuó la tarea de Lluís Vila i d’Abadal en la ayuda a los sacerdotes perseguidos en territorio republicano, y contactó con el cardenal Francisco Vidal y Barraquer. Se exilió en 1939 al terminar la guerra, pero volvió en 1940 y fue miembro de la formación clandestina Consell Nacional de la Democràcia Catalana, una agrupación de partidos políticos creada en el interior de Cataluña en 1945. Después se dedicó a la resistencia cultural, colaboró en las revistas Ariel y Serra d’Or. También colaboró al nacimiento de la Nova Cançó y en 1977 fue nombrado senador por designación real, integrándose el en grupo parlamentario Entesa dels Catalans.

.    Joaquín Magriñá i Sanromá maestro bailarin y coreógrafo, Debutó en 1926 con el cuerpo de baile del Gran Teatro del Liceo de Barcelona, y tras unos años en París y Londres, donde tuvo la oportunidad de estudiar con Olga Preobrajenska, Anna Pavlova y Sergei Lifar, Magriñá regresó a Barcelona como bailarín principal y maestro de baile del Liceo. Fue el fundador de Los Ballets de Barcelona en 1951, y desde 1966 director del Ballet del Liceo. Dio numerosos recitales con María de Ávila, Trinidad Borrull y Rosita Segovia. Entre sus coreografías se encuentran: Polka del Equilibrista (Blancafort, 1932), Ritmes (Labroca, 1932), El Sombrero de Tres Picos (Falla, 1932), Romance de Joan Magriñá Sanromá,(1903-1995). Bailarín, coreógrafo y maestro de ballet español, nacido en Vilanova i la Geltrú el 23 de diciembre de 1903 y muerto en la misma localidad el 11 de septiembre de 1995.
Inició sus estudios de danza en 1923, en el Instituto Catalán de Rítmica y Plástica de Joan Llongueres, ampliándolos con Teodoro Wassilief en danza clásica y el maestro Coronas y la familia Pericet en escuela boleralos Celos (Montsalvatge, 1944), El Gato con Botas (Montsalvatge, 1948), Invitación a la Contradanza (Montsalvatge, 1948), Rosario la Tirana (1953), Pavana Real (Rodrigo, 1955), Festa Major (Morera, 1960), Gaviotas (Altisent, 1964), Los Cinco Continentes (Guinjoan, 1969), Pierrot (Prats, 1973) y Laberinto (Montsalvatge, 1975). Se le rindió un homenaje especial en la XXIII edición del Festival Internacional de Teatre de Sitges (1991).

Al final de la calle nos encontramos con la Plaza del Pi , justo delante de la entrada principal de l’esglèsia del Pi (en la que entramos y recorrimos -el altar mayor sin retablo, y las capillas laterales muy pobres- resaltar de ella su construccion en piedra y de techos muy altos), podemos observar un edificio con unos magníficos esgrafiados recientemente restaurados que corresponden al gremio de los “Tenders Revenedors”, ( Tenderos y revendedores ) que aunque este gremio nació en el Siglo XV, se instaló en este edificio en el Siglo XVIII. Estos esgrafiados barrocos hechos con arena de playa son, pues, los más antiguos de Barcelona. Observamos también una estatua del arcángel Sant Miquel, patrón del gremio.

Regresamos de nuevo a las Ramblas y nos hacemos unas fotos en la famosa fuente de Canaletas dónde los culés celebrasn los éxitos del Barca.

Desde Plaza Cataluña tomamos el metro hasta Hospital Clinic, y a sus espaldas, en la calle Casanova, 157 (4ntre Paris y Corsega), 08036 Barcelona, España, encontramos la taberna Maitea dónde cenamos a base de pintxos vascos, tortilla, morcilla, bacalao a la muselina, dátil, y de postres tarta de manzana con helado de canela de Ceilan, y helado de nata sobre lecho de pasas y avellanas. Los postres estaban muy buenos y bien de cantidad. Los pintxos muy pequeños y regular en cuanto a la calidad. Bebimos cerveza y vino tinto tambien de regular calidad. En total 15 pinchos, 4 cervezas, 1 tinto, 1 cocacola y 4 postres 62 euros.

El dia 8 visitamos el centro Comercial “Las Arenas” en la Plaza de España, construido en la plaza de toros Las Arenas en la que han respetado la fachada neomudejar, y en su interior se han construido cinco plantas con una solución arquitectonica que sorprende. Se han colocado a modo de pilares unos enormes cilindros metalicos que se soportan en unos pilares de hormigon y con unos tirantes tambien metalicos que van desde el pilar hasta casi el centro de la cupula superior que cubre todo el recinto.

40.000 metros cuadrados de comercio, ocio y oficinas, roza ya el cien por cien de su superficie ocupada. En este espacio el consumidor puede encontrar una amplia oferta de establecimientos entre los que destaca la presencia de Mercadona (con un local de 1.500 metros cuadrados), Veritas, Nespresso, Fnac, 12 salas de cine del Grup Balañá, un gimnasio de lujo gestionado por Metropolitan e incluso un Museo de Rock donde los aficionados a este tipo de música podrán deleitarse con salas exclusivas dedicadas al rock nacional y a grupos míticos como The Rolling Stones o The Beatles. Aparcamiento para 1200 coches y 50 motos y metro en el propio edificio. Se comenzó su construccion en 2033 y se inauguró el 25 de marzo de 2011.

Desde aquí tomamos el metro hasta Urquinaona donde bajamos y nos acercamos al

PALACIO DE LA MUSICA CATALANA

Abierto todos los días del año. Se paga entrada. Uno de los más bellos ejemplos del Modernismo en Catalán, este Palacio del arquitecto Muntaner es conocido por su fachada principal decorada con mosaicos. La mayor concentración de elementos decorativos se encuentra en el escenario donde se pueden ver los famosos tubos del órgano del Palau, el mosaico del escudo de Cataluña y las dieciocho musas que llevan los instrumentos que son obra del escultor Eusebi Arnau. También hay que destacar los conjuntos escultóricos realizados por el famoso escultor Pablo Gargallo.

Dirección : Carrer del Palau de la Música, 4
Código postal : 08003
Ciudad : Barcelona – España
Area : El Born
Email : atencioclient@palaumusica.org
Website : Palau de la Música Catalana
Horario : Abierto cada día del año
Precios : Entrada de pago para conciertos
Teléfono : 00 34 902 442 882
Teléfono 2 : Fax: 00 34 93 295 7208
Metro/Bus : Metro: Lines 1 and 4. Urquinaona station – Buses: Lines 17, 19, 40 and 45

Obra representativa del sentir y pensar cultural de Cataluña. Es una de las principales salas de conciertos del mundo; fue inaugurada en 1908. La arquitectura de Domènech es de gran calidad y originalidad. En el exterior se mezclan elementos escultóricos, que hacen alusión al mundo de la música, con elementos arquitectónicos y decorativos de carácter modernista y barroquizante. La fachada esta construida en ladrillo rojo visto y se decora con mosaicos de Lluís Brú, destacando un grupo escultórico en homenaje a la Canción Popular obra del prestigioso escultor Miquel Blay.

En el interior el arquitecto combinó magistralmente los diversos materiales de construcción con cerámica (el “trencadís” tan típico del modernismo catalán) y vidrio. La embocadura del escenario está enmarcada por ilustraciones escultóricas espectaculares, sendas alegorías de la música culta y de la música popular. Presentándose como una escultura continua en la que destacan grupos como el de “Las Walkirias” (que hace referencia a la adoración por Richard Wagner que siempre ha sentido por el público catalán) o la espectacular vidriera cenital de Rigalt i Granell.

La sala y el escenario forman un conjunto armónico, en el que uno se integra en el otro. El escenario está dominado en su parte trasera superior por los tubos del órgano, que se convierten a su vez en un elemento decorativo e icono del propio Palau. Sede del Orfeó Català. Prestigiosa institución catalana que ha tenido desde su fundación, un papel importante en la defensa de los valores de la cultura catalana.

Horarios

De lunes a domingo de 9,30 a 15 h.

Tarifas / Precios de las entradas

Normal: 8 €.
Estudiantes, pensionistas y parados 7 € (con identificación).

A las 4 de la tarde marchamos para el aeropuerto tomando el autobus urbano nr 46 en la Plaza de España porque nuestro vuelo a Sevilla salia a las 1925.

Para ver todas las fotos del viaje pincha aqui

 

La joven de las especias

La joven de las especias

(película)

FECHA VISIONADO: Videoteca familiar, 26-10-2011

TÍTULO ORIGINAL Mistress of Spices
AÑO
2005
DURACIÓN
92 min.
PAÍS
GRAN BRETAÑA

DIRECTOR Paul Mayeda Berges
GUIÓN Paul Mayeda Berges, Gurinder Chadha (Novela: Chitra Banerjee Divakaruni)
MÚSICA Craig Pruess
FOTOGRAFÍA Santosh Sivan
REPARTO Aishwarya Rai, Dylan McDermott, Nitin Ganatra, Anupam Kher, Sonny Gill Dulay, Nina Young, Toby Marlow, Caroline Chikezie, Padma Lakshmi, Paul Bhattacharjee, Adewale Akinnuoye-Agbaje

PRODUCTORA

Coproducción GB-USA
GÉNERO Romance. Drama | Drama romántico
SINOPSIS Tilo es una bella joven formada en el antiguo y mágico arte de las especias. Ordenada con poderes especiales para ayudar a los que acuden a ella, Tilo tiene una habilidad sorprendente para sentir los problemas de los demás y visualizar su futuro y su pasado. Tilo trabaja en San Francisco, en una pequeña tienda llamada El Bazar de las Especias donde, guiada por los consejos de sus especias, encuentra el remedio perfecto para todo el que cruza su puerta. Para que sus poderes funcionen, debe obedecer siempre tres simples, aunque estrictas, reglas: sólo debe utilizar las especias para ayudar a los demás, no debe tocar nunca la piel de otra persona y nunca debe abandonar la tienda. Cuando Doug, un guapo y enigmático arquitecto, estrella su Harley Davison fuera de su tienda de San Francisco, Tilo tiene que curarle las heridas y su vida cambia para siempre. Por primera vez en su vida, los deseos de Tilo se despiertan y comienza a cuestionar su existencia: ¿la vida constará de algo que no sea ayudar a los demás? Tilo conoce las reglas y sus especias le advierten que se aleje, pero no hay especias que le digan a Doug lo que debe hacer y pronto regresa a la tienda armado con un ramo de flores para pedirle una cita a la joven.

MI CRITICA:           Historia poco creible. Nos adentra un poco en las creencias indúes, la vida de algunos nativos de la India en Estados Unidos y el significado de las especias para ellos. Un poco aburrida. Puntuación 3 sobre 10.

(fuente: http://www.filmaffinity.com/es/film215787.html)