Mare clausum, mare liberum. La piratería en la América española

Taller “Conocer Sevilla”

Fecha de la visita: 14-04-2010

 

Exposición

Mare clausum, mare liberum. La piratería en la América española

Del 23 de noviembre de 2009 al 31 de mayo de 2010

El Ministerio de Cultura organiza en el Archivo General de Indias esta exposición que hace un recorrido por los tres siglos de piratería contra el tráfico marítimo que mantenía España con sus colonias, bajo el aliciente de la captura de las remisiones de plata.

La exposición muestra cómo la corona española hizo frente a los enemigos por medio de un triple régimen defensivo: la creación del “sistema de flotas y galeones”, la formación de escuadras de navíos que protegieran las costas, tanto en España como en América, y la fortificación de los puertos estratégicos, sobre todo los de destino y partida de las flotas.

Se exhiben más de 170 piezas: documentos originales y libros conservados en el Archivo General de Indias; maquetas de fortificaciones, reproducciones de navíos, y muestras del armamento utilizado. Destaca la documentación referente al envío de los regalos de Moctezuma, que Hernán Cortés remitía al emperador, y que fueron robados por Juan Florín en un audaz abordaje así como la sentencia que condenó a muerte a Juan de Benavides Bazán, general de la única flota que cayó completa en manos enemigas en 1628.

La muestra recorre este fenómeno desde el siglo XVI hasta el XIX a través de mapas, maquetas, armas y reconstrucciones en miniatura de fortificaciones, como la de Veracruz, que se sigue conservando en México.

La exposición comienza en los inicios de la piratería de los franceses contra las rutas comerciales de España con América, y recoge el primer asalto documentado, protagonizado por Jean Fleury (“Juan Florín” para los españoles), que robó los regalos que Moctezuma hacía a Hernán Cortés y que éste remitía al emperador. El recorrido continúa con la actividad de los bucaneros, que actuaron en el siglo XVII desde Jamaica, por entonces bajo dominio inglés, y la Tortuga, ubicada frente al actual Santo Domingo.

Entre los documentos más curiosos se encuentran los mensajes cifrados que se enviaban para evitar que los enemigos conocieran los movimientos de los barcos españoles. En la última sección de la muestra, carteles de películas muy populares, como Piratas del Caribe, libros del Nobel John Steinbeck o de Emilio Salgari y hasta los famosos Playmobil analizan cómo estas figuras han pasado a convertirse en parte del imaginario y se han convertido en personajes populares y hasta queridos.

Destacan también las reproducciones de dos barcos prototípicos de la época: el galeón La Courone, el primer barco de guerra construido íntegramente en Francia, botado en 1635, y el navío español Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, una embarcación de en torno a comienzos del 1700, una de las típicas que se usaban para la ruta del Pacífico.

Al final del recorrido, un pequeño cartel recuerda que la piratería continúa en el siglo XXI.

El horario de visita es de lunes a sábado de 9,30 a 17,00 y domingos y festivos de 10,00 a 14,00. Todos los días a las 12,00 y a las 13,00 se hace un recorrido explicativo de la exposición

 

Medina Azahara, Las Ermitas y el Castillo de Almodóar (Córdoba)

Visita a Medina Azahara, Las Ermitas y el Castillo de Almodóvar (Córdoba)

 

Taller “Conocer Sevilla”

Fecha de la visita: 13-04-2010

 

Salimos de Sevilla a las 0830, en autobús con  la empresa Jiménez. Paramos a desayunar en el Hotel-Bar de la Vega Hnos. sobre las 0900 h. Continuamos en carretera y sobre las 1030h comenzamos la visita al conjunto arqueologico de,

 

Medina Azahara es el reflejo desdibujado por los siglos de la riqueza y símbolo del poder califal de Abderramán III y del reino Omeya de Occidente. Situada a unos 5 Km. al oeste de Córdoba, en las faldas de Sierra Morena y dominando el valle del Guadalquivir, Medina Azahara se construyó dentro de un rectángulo perfecto en distintos niveles y terrazas de forma que el califa se encontraba en la parte superior dominando todo el territorio. Los motivos de su construcción son de índole política – ideológica, para mostrar el poder del califa. Sin embargo la vida de Medina Azahara fue muy breve, apenas duró 75 años desde su fundación en el 940 hasta que fue destruida y reducida a escombros.
Actualmente solo se ha excavado el 13% de su territorio, aunque se conoce su extensión, ya que si observamos el terreno desde arriba (enlace a iberpix) nos daremos cuenta de que debajo de esas ondulaciones se encuentra la ciudad enterrada. El último descubrimiento fue la mezquita aljama que salió a la luz en 2005. Lo más llamativo es el llamado Salón Rico o Salón de Abderramán III que está en su mayor parte rehabilitado y donde el visitante advierte realmente la riqueza y magnificencia del conjunto. El salón y el jardín en la parte exterior constituyen un conjunto de fuerte simbolismo religioso y político que tiene por objeto la magnificencia del califa. Aquí se recibían las embajadas y se celebraban las fiestas anuales de ruptura del ayuno y sacrificio.

Para visitar Medina Azahara hay que dirigirse al Centro de Visitantes o Sede Institucional de Medina Azahara, que se encuentra un poco antes de llegar al conjunto, donde debemos aparcar el coche y sacar las entradas. Este centro de visitantes recientemente inaugurado constituye el punto inicial de contacto con Medina Azahara, ya que en su interior alberga una sala audiovisual y un museo que explican al visitante la historia y el sentido de esta ciudad. Desde el Centro de Visitantes un autobús nos acerca hasta la misma puerta del conjunto. El visitante necesitará al menos tres horas para la visita completa, con el audiovisual y el museo incluido.

Visitas: de martes a sábado de 10:00 a 18:30 h. En primavera y verano cierra a las 20:30 h. Los domingos de 10:00 a 14:00 h.

Precio: gratuito para los residentes en la UE.

Más información
Oficina de Turismo de Córdoba (Junta de Andalucía)
Tel. 957 355 179

 

Las Ermitas

 

Un lugar muy interesante de visitar tanto por su historia como por las vistas que ofrece de Córdoba desde la Sierra. Las ermitas son un conjunto de 13 ermitas que daban cobijo a los eremitas que se retiraban allí para su retiro espiritual. Se encuentra en el paraje conocido como Cerro de la Cárcel en el Desierto de Nuestra Señora de Belén. La primera ermita se construyó en 1703 y el último ermitaño falleció en 1957. Estos monjes desarrollaron una importante labor humanitaria, ofreciendo comida a los pobres diariamente. Cada año en abril se conmemora esta labor con una fiesta de degustación de habas, que era la dieta básica que entregaban a los pobres antaño.

Visitas
Se pueden visitar por la mañana de 10:00h a 13:30h, y por las tardes dependiendo la época del año. En invierno de 16:30 hasta la caída del sol, y en Julio y Agosto de 17:00h a 19:45h.

El precio de la visita es de 1,50€ los adultos y 0,70€ los niños, con precios especiales para grupos.

Asociación de Amigos de las Ermitas
Tel. 957 26 66 07
De 10 a 13:30 h. y de 17:30 a 19:30 h. Domingo misa a las 10 h.

Acceso
Se accede por la CO-3314 de tres formas distintas: a través de la Carretera de Palma del Río (15 km); por el sur, a traves de la Carretera de Santa María de Trassierra (14 km); y por el norte, a traves de la Carretera de Villaviciosa de Córdoba (19 km).

Castillo de Almodóvar

Espectacular castillo situado sobre un cerro en el municipio de Almodóvar del Campo. Fue una fortaleza militar de origen árabe desde el 740, que se construyó sobre una antigua edificación de origen íbero. Actualmente se encuentra en un magnífico estado ya que ha sido rehabilitado y tematizadas sus torres, y su visita es muy recomendable.

 

El castillo de Almodóvar es una fortaleza edificada en lo alto del cerro de la Floresta , se alza majestuosamente a orillas del río Guadalquivir sobre un montículo situado en su margen derecha, desde el que domina en altura la población de Almodóvar del Río, en la provincia de Córdoba, muy cerca a su capital posee una posición estatégica a 252 m de altura con una superficie de 5.600 m.

 

La historia de Almodóvar se remonta a la época romana, pero la fortaleza se construyó en época musulman. Con la decadencia del califato comenzaron las luchas entre los reinos de Toledo y Sevilla. En el año 1240, durante el reinado de Fernando III, pasó a manos cristianas. Posteriormente, durante los reinados de Pedro I y Enrique II, fue convertida en residencia real. Más tarde pasó a la Orden de Calatrava y luego a la de Santiago.

A partir del S. XV, este castillo, al ser reconquistada toda la Península comienza a deteriorarse progresivamente y estuvo a punto de ser borrado de la faz de la tierra. En 1900, su propietario, el Conde de Torralva, comienza la reconstrucción del castillo cuyas obras se alargaron hasta el año 1936.

Este castillo es una impresionante construcción defensiva y una obra arquitectónica de gran belleza. Su planta está constituida por dos espacios unidos. Sus torres más importantes son la del homenaje y la de la Escuela. El conjunto está rematando por una estructura almenada con formas piramidales. Las ladroneras y las aspilleras repartidas por el edificio completan sus elementos defensivos. La fortaleza ofrece además una importante variedad de elementos, tales como el patio de armas, los aljibes, las escaleras e incluso pasadizos.

Visitas:
de lunes a viernes de 11 a 14:30 h. y de 16 a 19 h. (hasta las 20 h. en verano). Fines de semana no cierra al mediodía.
Precios: Adultos 5€. Niños y jubilados: 4€. Precio especial para grupos.
Tel. 957 63 40 55
http://www.castillodealmodovar.com

 

Exposición: Miguel Mañara. Espiritualidad y arte en el Barroco Sevillano (1627-1679)

Exposición: Miguel Mañara.

ESPIRITUALIDAD Y ARTE EN EL BARROCO SEVILLANO (1627-1679)

 

Taller “Conocer Sevilla”

Fecha de la Visita: 7-04-2010

 

Lugar:Hospital de la Caridad, calle Temprado, 3.
Cuándo: hasta el 30 de mayo de 2010.
Horario: 11 A 14 horas y de 17 a 21 horas.

 

La Hermandad de la Caridad rescata en una exposición el legado fundamental de esta figura clave del Barroco sevillano.

Ahí está, intacta, como si el tiempo no se hubiera posado sobre ella, la mesa de la sala de cabildos, la espada de tiempos pretéritos con su nombre grabado en la empuñadura; una mascarilla de cera con el rostro aún transido por el último halo de vida… Están también las llaves de su ataúd, sus austeros cubiertos, una caja fuerte desfondada. Son los enseres personales, los recuerdos y otros objetos con los que se puede dibujar la figura de don

Miguel de Mañara, hombre crucial en el Barroco sevillano, hermano mayor de la hermandad de la Santa Caridad, y perfecta encarnación del espíritu brillante, terrible y contradictorio que el siglo XVII va a tener en nuestra ciudad. Y es que, la Sevilla donde Mañara nace, vive y muere va a experimentar durante esta centuria todos los sinsabores que la iban a transformar de la principal urbe de la península en una ciudad provinciana y plegada sobre sí misma, donde la religión se iba a convertir en el único consuelo y esperanza de la mayoría de la población para escapar de su penosa situación.

Su vida, a caballo entre la historia y la leyenda -su juventud disoluta y su posterior entrega a los pobres lo ha asociado, erróneamente, al mito de Don Juan de Tirso de Molina en El burlador de Sevilla- y su mecenazgo en favor de artistas como Murillo y Valdés Leal, además del impulso que dio a la iglesia de la Hermandad -"el más bello templo barroco que hay en España", según el catedrático Enrique Valdivieso- lo hacen merecedor de una exposición que puede contemplarse estos días -y qué mejor época que la Semana Santa- en la antigua enfermería del Hospital de la Caridad.

Aún así, quizás no encuentren deslumbrantes obras de arte, joyas del Barroco sevillano -aunque alguna hay-, ni cuadros fundamentales de nuestra historia patrimonial. Sin embargo, Miguel Mañara. Espiritualidad y arte en el Barroco sevillano (1627-1679) es "una exposición de paso obligado para todo sevillano que se considere curioso y amante de la historia de su ciudad". Así de categórico se muestra el respetado catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla Enrique Valdivieso, a la sazón miembro de esta centenaria hermandad, quien explica la ocasión de la muestra: la celebración de los 25 años de la proclamación por parte del Papa Juan Pablo II del decreto acerca de la canonización del caballero sevillano.

Ha sido la ocasión, pues, para sacar por primera vez a la luz el legado "prácticamente completo" de don Miguel de Mañara, custodiado por la hermandad en depedencias particulares y que ahora ven la luz pública por vez primera. El resto de piezas, un 10% de las expuestas, proceden de instituciones como el Arzobispado de Sevilla, el Obispado de Málaga, la Agrupación de Cofradías de la Semana Santa de Málaga, el monasterio de San Clemente y el de Santa Paula de Sevilla, la iglesia Colegial del Salvador y otros coleccionistas privados.

Con todos estos fondos, Valdivieso ha estructurado una exposición que muestra "la profunda espiritualidad de Mañara, destacando aspectos de su intensa sensibilidad artística, que puso siempre al servicio de sus elevados principios existenciales". De este modo, y como no podía ser de otra forma, La Caridad muestra por primera vez cuadros de Juan de Valdés Leal, el pintor por excelencia de la hermandad -sus pinturas de las Postrimerías son la seña de identidad de la iglesia-, como es el icónico cuadro Don Miguel de Mañara leyendo la Regla de la Santa Caridad; y dos retratos más del caballero sevillano, dentro de la poquísima iconografía que nos ha legado la historia de este personaje.

"A través de todo este conjunto expositivo se pretende mostrar lo que fue la vida de don Miguel en dos fases bien contrastadas; la más temprana, que lo muestra como un hombre de mundo imbuido en sus negocios y en el empeño de gozar de las complacencias mundanas; y la segunda, y postrera, que refleja su trascendental decisión de dedicarse a los pobres, entregándoles todos sus bienes materiales con la convicción de que el ejercicio de la caridad le proporcionaría los méritos suficientes para conseguir la salvación eterna", explica el comisario de la muestra.

De este modo, entre las piezas más destacadas se encuentra un ejemplar del siglo XVII del ensayo Discurso de la verdad, su obra escrita más conocida y que constituye un breve aunque profundo tratado de espiritualidad y reflexión del hombre ante la realidad de la vida y la muerte. Se encuentra también la mesa original de la sala de Cabildos en la que Mañara se sentaba y que aún hoy se sigue utilizando. A su lado, Valdivieso ha colocado estratégicamente el cuadro de Valdés Leal Don Miguel de Mañara leyendo las reglas de la Santa Caridad, donde se muestra precisamente al noble sevillano sentado ante esa misma mesa con la insignia de la orden de Calatrava "que Valdés Leal pintó sobre un traje negro que no le corresponde; debía ir sobre color blanco", puntualiza el comisario. Junto a éste, otro retrato, también del mismo pintor, que lamentablemente "está totalmente repintado. Una vez que termine la exposición habrá que levantarlo y devolverle su aspecto original, porque se repasó por completo en 1778", según Valdivieso.

A partir de ahí, la parte pictórica de esta exposición se completa con cuadros de diferentes personajes que han formado parte de la dilatada historia de la hermandad. Entre ellos, los duques de Montpensier, el Cardenal Spínola y la reina Isabel II. Esta última fue nombrada hermana honoraria de La Caridad después de un curioso incidente: "La Desamortización de Mendizábal incluyó en su lista a esta hermandad, a pesar de que estaba en activo y con más de seis frailes, como obligaba la ley. Durante una visita a Sevilla, la reina conoció el asunto y medió para su continuidad", relata el catedrático.

No obstante, entre todas las pinturas, los ajuares litúrgicos, paños de difuntos, esculturas y demás piezas de la exposición, Enrique Valdivieso le entrega el protagonismo al cuadro del holandés Peter Van Lint Cristo curando al paralítico en la piscina probática de Jerusalén, que procede de la capilla de la Orden Tercera Seglar de Sevilla. "Muy bien conservado" e inédito hasta esta ocasión, la obra es, según creencia del comisario, "el cuadro en el que se fija Murillo para pintar a Cristo curando al paralítico, dentro de la serie de pinturas sobre las obras de misericordia que el propio Mañara le encargó para decorar la iglesia de la Caridad".

Como demuestra, pues, el contenido de esta exposición, la figura de don Miguel de Mañara "es capital" para la historia de Sevilla y lo ha sido también para la supervivencia de la propia hermandad, "que como muchas otras, se hubiera extinguido, sin el impulso que él le dio", valora el comisario. La muestra está abierta al público hasta el próximo 30 de mayo.

Video sobre la exposicion 

(Fuente: El Correoweb, http://www.elcorreoweb.es/cultura/089078/caridad/exposicion/manara/valdivieso/valdes/leal)

 

 

Visita a Málaga (26 al 28 marzo 2010)

Viaje a Málaga (26-27-28/marzo/2010

Dia 26:  Salida 4 personas desde Sevilla a las 0740h Renfe tren R-598 desde Estación de San Bernardo, llegada a Málaga 1010, estación María Zambrano. Los billetes ida y vuelta han tenido un coste para dos personas de 46 euros (con tarjeta dorada) y 68,80 euros para dos personas (sin descuentos adicionales). Otras dos personas viajaron desde Almería en automóvil por carretera.

    Desde la estación de RENFE nos desplazamos al hotel IGH  Eliseos (3*)situado en la Avda. de Reding nr. 19 en Taxi (2,8 kms.).


El hotel ha sido contratado por Internet con el operador E-Dreams el dia 3-03-2010 (46,74 euros/habitación doble x dia –impuestos y tasas incluidos-).

    Después de dejar el equipaje y tras de tomar el desayuno en un bar cercano del paseo de Reding, compramos una tarjeta de la EMP en un estanco (1,80 eur. + 7 eur.) que nos valdrá para desplazarnos en autobús (válida para 10 viajes –incluye transbordo durante la primera hora). Caminamos hacia el centro para ver en primer lugar,  (sobre las 1230h)

15.- Iglesia del Sagrario (entrada gratuita), S.XV-XVIII dónde puede admirarse el retablo plateresco del altar mayor, y la portada que da a la calle Santa María frente al hospital de Santo Tomé, que es de estilo gótico-isabelino y en cuya parte superior aparecen el cardenal Pedro de Mendoza y el confesor de Isabel la Católica, Hernando de Talavera ofreciendo a la Virgen la mezquita ya consagrada.    

 13.- La Catedral  (S.XVI-XVIII) y Museo Catedralicio (entrada jubilados 1 eur., normal 4 eur.). Renacentista-barroca construida según los planos de Diego de Siloé (1528), se estrenó oficialmente en 1631.Admiramos la fachada principal en la plaza del Obispo con una gran escalinata de mármol, tres puertas con sendos medallones encima; a la izquierda

San Ciriaco, en el centro la Encarnación del Verbo y a la derecha Santa Paula. A la izquierda una gran torre principal de 92m. Falta la torre de la derecha inacabada por lo que esta catedral es conocida popularmente como “la manquita”. Entramos por la puerta de las cadenas y recorremos las naves laterales (15 capillas y 25 altares) entre las que destacamos la dedicada a la Encarnación del Verbo Divino con el retablo en mármol y la dedicada a Santa Bárbara que es la mas antigua de estilo gótico. Tambien sorprende el tabernáculo del altar mayor en mármol blanco y negro (obra de José Frapolli), las bóvedas y columnas interiores, el coro con silleria en madera obra de Pedro de Mena, dos órganos con mas de 4.000 tubos construidos por Julián de la Orden, vidrieras de hijo de Octavio Valerio y los púlpitos a cada lado del Presbiterio que datan de 1674 construidos en mármol rojo por Melchor de Aguirre. El transcoro con una Piedad en mármol blanco obra de los hermanos Pissani (1802).

   En el Museo Catedralicio situado en la Sala Capitular de la propia catedral, con dos salas nos muestran el patrimonio artístico y cultural de la Catedral: manuscritos, pinturas, orfebrería, piezas de marfil y objetos e indumentarias litúrgicas y de culto.

   Ya sobre las 1400h en la plaza del Obispo visitamos el

 14.- Palacio Episcopal.- Sala de Exposiciones. Periodo: Siglo XVI – XVIII. Se conoce con este nombre a un conjunto de edificios que delimitan una amplia manzana comprendida entre las calles de Santa María, Molina Lario, Salinas, Fresca y Plaza del Obispo. Se trata de un conglomerado de construcciones diversas, de distintas formas y estilos, que han experimentado innumerables transformaciones a lo largo del tiempo en función de las necesidades de uso. En la actualidad, parte de este conjunto de edificios alberga el Museo Diocesano, y se utiliza como sala de exposiciones.

  Después de la visita continuamos por calles Larios y Martinez hasta el mercado central, de las

 30.- Atarazanas.-  

Fue un edificio construido durante la época de la dominación musulmana de la que se conserva actualmente su puerta. Construida por Abderramán III, y llegó a medir en su época mejor hasta 6.000 metros de perímetro. Dentro había una mezquita a la que pertenece la actual puerta de mármol blanco.

    Ya sobre las 1430h camino del hotel almorzamos en La Fontana, restaurante situado en una travesía de la calle Larios.y a continuación volvimos al hotel para recoger las llaves de las habitaciones (502, 503 y 504 todas amplias y con un buen balcon a la calle orientadas al sur hacia la plaza toros y el puerto).

   A las 1800 caminamos por el Paseo de Reding hacia el centro. Nos paramos en el

 4.- Museo del Patrimonio Municipal.-

La entrada es gratuitaEste excepcional museo guarda la memoria y la historia de Málaga desde el año 1487, en que se creó el primer Ayuntamiento, hasta la actualidad, poniendo en valor el patrimonio histórico y artístico, acercándolo a la comunidad, y actuando como un espacio de difusión de la obra de los nuevos creadores. El acervo museístico se organiza en torno a ejes como Espacios Naturales, Inmuebles, Esculturas, Pinturas y Obra Gráfica. Se trata de documentos de valor histórico altísimo, y además posee una biblioteca que es consultada permanentemente. La exposición permanente muestra noventa y cuatro obras, ordenadas cronológicamente y en función de las unidades temáticas. Así,  visitamos la sala I, Dedicada a los siglos XV a XVIII, con el Proceso de Incorporación de la ciudad a la Corona de Castilla y los cambios urbanísticos. Se exhiben aquí "Los Desposorios místicos de Santa Margarita", de Il y Parmiggianino la colección de Alonso Cano es un espacio abierto a la exhibición de colecciones privadas. La segunda sala nos acerca al siglo XIX y muestra la colección municipal que dio origen al primer Museo, con obras de Picasso y otras como copista de los principales artistas malagueños de la época, con un espacio dedicado especialmente a Carlos Haes. La Sala III nos deja entrar en la modernidad, estamos en el siglo XX y se exhiben obras de artistas como los "Primeros becados", La Generación del 50, los orígenes de la renovación plástica y las tendencias contemporáneas. Una selección de obras de Picasso lo muestran como malagueño e impulsor de las corrientes artísticas de la ciudad. Otras exposiciones y dependencias del Museo hijo: La muestra de esculturas en la Planta Baja, Salón de Actos en la primera planta, Biblioteca y Sala Didáctica en la segunda planta, y una planta entera dedicada a tienda y cafetería.

 

   Continuamos en autobús hasta el barrio de El Perchel. Nos bajamos cerca del enorme edificio de Correos y caminamos hacia la

 37.- Iglesia de la Esperanza.-Construida en 1988, ostenta desde el 28 de mayo de 1998, junto a la Catedral de Málaga y al Santuario de la Victoria, el título de ser basílica menor de la provincia de Málaga. En el interior de la basílica se encuentra radicada la Archicofradía del Paso y la Esperanza, que participa en la Semana Santa en Málaga. Su gran luminosidad y originalidad de las formas constituye uno de los hitos artísticos de finales del siglo XX en la provincia de Málaga, siendo el Nazareno del Paso una obra sobresaliente de la escultura realista del siglo XX de las gubias de Mariano Benlliure y la dolorosa una imagen del barroco andaluz. Nos sorprendió sobre todo el tamaño de la nave dónde se encontraban las dos imágenes que procesionan y las muchas vitrinas a ambos lados con diversos enseres de la hermandad.

Dirección: c/ Ricardo Calvo, 39. 29014 Málaga

      Seguimos muy cerca y entramos en la

 38.- La Iglesia de Santo Domingo de Guzmán
Data del siglo XV tras la conquista cristiana y situada extramuros, formaba parte del complejo conventual que ocupaba gran parte de una manzana situada en la zona norte del barrio de El Perchel. Su configuración exterior es un tanto peculiar debido al derribo de parte de las edificaciones anexas, dando como resultado un perímetro irregular.
La iglesia, arquitectónicamente, divide su espacio interior en tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares cruciformes, con pilastras corintias cajeadas, que sostienen un doble entablamento, recorrido por un friso compuesto por canecillos con decoración de hojarasca. En ella se guardan todo el año las imágenes de María Santísima de la Estrella y Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Perdón, que se procesionan en Semana Santa.

Dirección: Calle Ramos Marín, MáLAGA, 29012

 

Desde aquí volvemos en autobús hasta el Paseo de Reding cerca de nuestro hotel y quedamos con nuestra cuñada Loli y su marido Paco. Tomamos el autobús 11 y nos bajamos entre Pedregalejo y las Acacias. Encontramos a nuestros cuñados que nos enseñan su casa y bajamos hasta el paseo marítimo de El Pedregal dónde nos invitan en un bar a espetos, coquinas y diverso pescaito frito exquisitos.

 

   Nos recogemos a mas de las 12 de la noche y ya en el hotel descansamos hasta el

 

Día 27:

830h, desayuno en bar cercano del paseo de Reding. Sobre las 0930 pensamos coger un autobús hacia el Castillo de Gibralfaro, pero ya a mas de las 10 de la mañana nos dimos cuenta que el autobús que hace ese recorrido no pasa hasta las 1130, por lo que decidimos andar y comenzar la visita al

 

9.- El Teatro Romano de Málaga se construyo Aprovechando la ladera del pequeño monte en el que se erigió la Alcazaba.; yace allí, un Los pies de Nuestro más vistoso monumento, desde los tiempos del emperador Augusto., Aunque luego fuera reconstruido varias veces. Sin embargo, el teatro Fue abandonado como tal en el siglo III. hasta el año 1951 Cuando se redescubrió. Hasta entonces, el Teatro Romano Permaneció oculto y sepultado, y No fue sino hasta que Comenzaron las obras para la construcción de la MENCIONADA Casa de la Cultura, antiguo Archivo y Biblioteca Municiapl, Cuando Aparecieron sus restos. Lejos de paralizarse las obras, aquel edificio acabó por construirse sobre una buena parte de los restos del Teatro. Si pasáis un visitarlo, la entrada debéis obtenerla en las taquillas de la Alcazaba. La visita del Teatro Romano, apenas os llevara más de media hora, pues Lo Que Se mantiene de ella es el graderío (antiguamente llamado "Cavea") de 31 metros de radio y 16 metros de altura, donde podréis sentaros, La Orquesta, parte Mas Baja De Esas gradas y donde antiguamente se sentaban las gentes más ilustres de la ciudad, y finalmente, el escenario o Proscaenium, donde se hacen las representaciones teatrales.

 

   Continuamos entrando a

 

7.- La Alcazaba de Málaga, su interior…

Entrada: Jubilados 0,60 eur., adultos: Visita combinada Castillo y Alcazaba 3 € La Alcazaba es una edificación del siglo XI construida sobre la roca y en la que destaca la armoniosa conjunción de las necesidades defensivas y la serena belleza de sus estancias y jardines interiores; como obra militar, es la más importante musulmana conservada en España

Zona de ingreso al recinto superior: Toda la zona de ingreso sufrió modificaciones recién conquistada la ciudad por los Reyes Católicos. Una vez traspasada la puerta principal y la llamada Puerta de las Columnas, se ha de subir una rampa con peldaños, que termina en el Arco del Cristo.El ingreso al último recinto se hace a través de la Puerta de los Arcos y Torre del Tinel. Una vez traspasada la puerta de los Arcos se tuerce a la izquierda para alcanzar la plataforma superior. En las excavaciones de esta parte tan sólo se encontró un silo o mazmorra, donde encerraban durante la noche a las cautivas cristianas que trabajaban de día. Fernando Guerrero Strachan trazó en esta zona una serie de jardincillos en pequeñas terrazas, donde se instalaron una pila de baño romana de mármol, un jabalí labrado en piedra y un enorme pie humano de mármol de época romana también.

Los Cuartos de Granada: En la parte central del recinto superior se encuentran los “Cuartos de Granada”, donde vivían los reyes y gobernadores. La arquitectura aquí es sencilla, de tradición granadina, tratando de conseguir un escenario neutro donde se alternasen zonas de luz y de sombra. En los muros de las salas y habitaciones, reconstruidas, existen pequeñas alacenas para exhibir fragmentos de cerámica musulmana hallados en las excavaciones.El palacio estaba organizado a base de patios rectangulares y crujías en torno. Hay tres patios subsistentes que tuvieron en sus lados pórticos abiertos por tres arcos, mayor el del centro, disposición típica de los patios islámicos andaluces. Del primero de ellos, el más pequeño, sólo está reconstruido el pórtico sur, con tres arcos de herradura, que descansan sobre dos columnas intermedias de mármol. Este pórtico pertenece a la reconstrucción realizada durante los siglos XIII o XIV.A occidente del pórtico, y en comunicación con él, existe un pequeño pabellón también reconstruido, abierto en sus cuatro frentes por arcos lobulados de yeso entrecruzados.

   El barrio, las casas y la Torre del Homenaje:En la parte más oriental del último recinto se encontraron las ruinas de un barrio de pequeñas casas formado por tres manzanas entre calles enlosadas.

 

  Cuando acabamos esta visita, sobre las 1300h, tomamos en el Paseo de la Alameda el autobús 35 que nos sube hasta el

 

5.- Castillo de Gibralfaro:

Gibralfaro nació como fortaleza en el siglo XIV, ya en época nazarí, un complemento para la Alcazaba militar en un momento en que las Tropas Cristianas habían tomado ya la parte de alcalde Al Andalus. Se Trata de una construcción doble con una muralla o Barbacana, en Cuyo Destacan los jardines interiores que contrastan con la sobriedad de la arquitectura del recinto.La fortificación está DIRECTAMENTE comunicada con la Alcazaba por medio de la Coracha, Un muro que permitia subir y bajar Ambas construcciones  En primer lugar visitamos su Museo con maniquíes con ropas militares de época y herramientas y utensilios diversos. Luego recorrimos la muralla e hicimos sorprendentes fotos del puerto, la catedral y la parte alta de Málaga.

 

Sobre las 1430h el autobús 35 nos deja de regreso en el Paseo de Reding y almorzamos en un restaurante detrás de la Plaza de Toros.Descansamos en el hotel hasta las 7 de la tarde y salimos por el Paseo de la Alameda en busca del

 

32.- Museo Interactivo de la Música.Situado en la entrada del aparcamiento que en el cruce la calle Larios con el Paseo de la Alameda. Precio entrada: 3 eur.El MIMMA recoge una de las colecciones privadas más completas de Europa, con más de 400 instrumentos de diferentes épocas, países y culturas, en exposición. El espacio expositivo se encuentra dividido en 11 salas que hacen un recorrido por la evolución de la música y sus diferentes culturas, desde la primera sala dedicada a los orígenes de la música hasta la última sala dedicada a la música mecánica o grabada, entre ellas encontramos espacios dedicados a la música de los 5 continentes, etnomusicología, instrumentos de las diferentes familias (Viento, percusión, cuerda y electrófonos)…