‘La ciudad oculta. El universo de las clausuras sevillanas’

Exposición en la fundación Cajasol

‘La ciudad oculta. El universo de
las clausuras sevillanas’

En la muestra
exposición se podrán contemplar más de 50 obras de 14 conventos sevillanos,
algunas de las cuales nunca han salido del lugar para el que fueron realizadas.
Así, podemos destacar, la escultura de Nuestro Padre Jesús del Perdón, de Juan
de Mesa; San Juan Evangelista, de Martínez Montañés, un privilegio rodado de
Alfonso X o piezas tan delicadas como los fanales con escenas de la vida de
Santa Clara o un bargueño Nambán, del siglo XVII. Catorce son los
participantes, que facilitan un total de 54 piezas de las cuales 20 son
esculturas, 14 pinturas, 10 de artes suntuarias y decorativas y 10 entre libros
y documentos. La puesta en escena de la muestra ha sido diseñada por el
artista  e historiador del arte Juan F. Lacomba. La decoración floral de
la planta baja de la sala tiene como referente el lienzo de Zurbarán "La
Virgen de los cartujos" del Museo de Bellas Artes de Sevilla.

 

Vemos en arte
suntuario, un báculo de plata del XVII o la vitrina rococó con un crucifijo de
porcelana realizados por Cayetano de Acosta, el artista a cuya autoría se debió
—lo aporto como curiosidad— el antiguo retablo de la Ermita del Rocío bendecido
en 1760 que ahora se está restaurando. Y en pintura —por lo que tiene de singular—,
ese retrato de Santa Teresa pintado por fray Juan de la Miseria.

 

Comisariada por
Teodoro Falcón y montada por Juan Fernández Lacomba, La ciudad oculta. El
universo de las clausuras de Sevilla
presenta obras pictóricas,
escultóricas y suntuarias, además de documentos tan valiosos como un original
con firma autógrafa de Las moradas de Santa Teresa de Jesús, de quien se
expone el único cuadro para el que posó; el que pintó fray Juan de la Miseria
tras mucho insistir las hermanas, no obteniendo de el pobre pintor con nombre
de ministro de Hacienda de la santa más que este famoso comentario: "Dios
te lo perdone, fray Juan, que ya que me pintaste, me has pintado fea y
legañosa".

Pero faltaba esa la "esencia del día a día" que no puede trasladarse
a una sala de exposiciones: las arquitecturas y la vida de los conventos. Una
misma cosa, puede decirse, porque lo propio de ellos es que las vidas impregnen
las arquitecturas y éstas moldeen las vidas en una correspondencia de
serenidad, recogimiento y belleza en la que el mundo sensible parece
transparentar el eterno. Es en esta tarea de llevar a la exposición la
arquitectura vivida de las clausuras donde interviene Emilio Sáenz con una
extraordinaria serie de fotografías que, a través de naturalezas muertas y de
retratos, llevan a la exposición lo que sólo un maestro de la luz puede
revelar: la verdad del instante, la eternidad de lo fugitivo, la trascendencia
del detalle.

 

El gerente de la Fundación
Cajasol, Fernando Vega, definió la muestra como laboriosa porque se ha
preparado durante 15 meses de «complicaciones y dificultades», dijo que va a
permitir sacar a la luz un tesoro oculto material e inmaterial y que «la
conservación pasa por el conocimiento».

De los 16 conventos de clausura
que hay en Sevilla, (contando en ellos el de Santa Clara, vacío desde los 90)
han participado en la muestra 14. Declinaron participar las agustinas de la
Encarnación, (Santa Marta) y las salesas de la Visitación.

El montaje de la muestra, divida en tres plantas,ha
corrido a cargo de Juan Fernández Lacomba que calificó a la exposición de
«difícil», por lo compleja y dijo que había querido hacer un montaje funcional
y evocador. La muestra recrea los espacios conventuales y no falta la campana
que marca la vida cotidiana y religiosa, y el plano del Convento de Santa Clara
, simplificado que ha realizado la arquitecta Teresa Pérez Cano. Aunque es
difícil destacar pieza alguna, el comisario, Teodoro Falcón, destacó el
nazareno de Santa María de Jesús, Jesús del Perdón, obra de Juan de Mesa, que
recuerda dijo, a Nuestro Padre Jesús de la Salud de La Candelaria, y el cuadro
de Santa Teresa que pintó, «fea y legañosa» dijo ella, Fray Juan de la Miseria.

Entre las obras se encuentran el
original del «Libro de las Moradas» que guardan las Teresas, el San Blas de
Juan de Mesa de Santa Inés, Santa Ana y la Virgen, de Montañés, de Santa Ana,
San Juan y Santa Clara, de Montañés, del convento de Santa Clara. De gran
belleza son la cabeza de Cristo muerto de Pedro Roldán, del Espíritu Santo, el
San Juanito de Risueño, de Santa Paula, y los fanales de Santa Rosalía.

Pieza estelar que ha sido
restaurada para la muestra por Rocío Vigueras y Sierra Muñoz es una Virgen
gótica de Mercadante de Bretaña, de Madre de Dios, reformada en el XVII.
También se expone la antigua Virgen de la Merced de la Hermandad de Pasión que
se encuentra en depósito en el convento de San José, de las mercedarias.

 

No debemos perdernos esta
interesante exposición; la fundación nos muestra este valioso legado de los
conventos sevillanos, y especialmente de sus clausuras, que perviven junto a
nosotros casi sin hacerse notar, su exquisita decoración, hace que nos
adentremos en un convento, en el cual podremos observar, cuadros, reliquias,
escritos, esculturas…. desconocidos para la inmensa mayoría de los
ciudadanos, por su complicada accesibilidad a estas clausuras.

Empezaremos
nuestro recorrido, por la planta 2ª, lo primero, para hacernos una idea de la
vida de los conventos, visitaremos la colección de fotografías instantáneas, a
cargo del fotógrafo, Emilio Sáenz, sobre la vida cotidiana de las monjas
(labores en los jardines y cocina, talleres y momentos de oración) en la
actualidad.

Podemos
contemplar, una foto del cuerpo incorrupto de Dona María Coronel que se
encuentra en el monasterio de Santa Inés, del cual ella fue la fundadora. Doña
María era una dama perteneciente a la nobleza sevillana, su marido murió por
orden de don Pedro I el cruel o el justiciero, quien también mandó destruir su
casa, ella se refugió en el convento de Santa Clara, donde fue acosada por el
monarca; se cuenta que ella para evitar ese acoso optó por arrojarse aceite
hirviendo en la cara. El monarca arrepentido le dice a Doña María que le pida
lo que quiera, ella le pide al rey que en el solar de su destruida casa, se
construyera un convento del que ella sería la primera madre abadesa, y de ahí
surge el Real Convento de Santa Inés, Estudios recientes han comprobado que la
cara incorrupta de Dña María Coronel, tiene en su mejilla derecha una cicatriz.

A continuación veremos un interesante documental de una media hora, que nos
explica las costumbres y formas de vida de los conventos sevillanos, pasando
luego a la exposición, y es aquí cuando nos adentramos en "el
convento".

Según la definición de la Real academia de la lengua Convento es:
"Casa o monasterio en que viven los religiosos bajo las reglas de su
institución."

Lo primero que nos encontramos es "el compás del convento" que es un
recinto ajardinado, que por una parte da acceso a la que es zona de clausura
del convento, y por otra a las zonas públicas del recinto.

Pasamos a la primera sala, y a la izquierda en unas vitrinas vemos unos "Privilegios
rodados"
. Por estos documentos, el rey ponía bajo su protección todas
las propiedades, bienes y ganados del monasterio, confirmando sus propiedades y
gracias a estos documentos la comunidad estaba exenta de una serie de
impuestos.

  • Privilegio rodado de Alfonso
    X de 1284 enero 10 Sevilla, perteneciente al Real Monasterio de San
    Clemente.

  • Privilegio Rodado de
    Fernando IV de 1304, Abril 15 Burgos, perteneciente al Real Monasterio de
    San Clemente.

  • Imagen
    de San Agustín, escultura de madera tallada estofada y policromada,
    perteneciente al Convento de San Leandro, obra de Francisco Dionisio de
    Ribas del S. XVII, San Agustín, siempre se representa con el báculo en una
    mano por su calidad de obispo y la iglesia en la otra, por ser el fundador
    de la orden de San Agustín, conocida popularmente como Las Agustinas.

  • Bula Fundacional de
    "1498 diciembre, Roma" pergamino, perteneciente al monasterio de
    Santa María de Jesús, otorgado por el Pontífice Alejandro VI por el que se
    le concedía a D. Álvaro de Portugal, alcalde del Alcázar y las Atarazanas,
    facultar para fundar el convento.

  • "Libro de
    Protocolos" era el inventario, posesiones y derechos, del s. XVI,
    pertenece al monasterio de S. Clemente. La escritura es cortesana.

    Pasamos a la siguiente sala, denominada "sala de los fundadores"
    en la que se expone una series de cuadros todos ellos relacionados con
    los fundadores de las distintas Ordenes, así, a la Izquierda nos
    encontramos con San Fernando perteneciente al Monasterio de San Clemente,
    obra anónima de mitad del S.XVI, se supone que es la más antigua
    representación pintada del rey conquistador de Sevilla, en ella
    contemplamos al rey entre dos maceros. El alo, fue pintado con
    posterioridad, porque como todos sabemos fue canonizado en 1671, con
    posterioridad a la pintura del cuadro.

  • San Fernando fundó en 1248, el primer monasterio de Sevilla, el Real
    Monasterio de San Clemente.

 

  • Retrato
    de Doña María Coronel, del S.XIX pintado por Joaquín Domínguez Bécquer,
    que fue el tío de poeta Gustavo Adolfo Bécquer, perteneciente al convento
    de santa Inés, del que fue su fundadora.

  • Retrato de doña Berengüela,
    abadesa que fue, del Real monasterio de San Clemente, fundado por su padre
    Fernando III. A partir de 1284 el convento gozará de la protección real
    pudiendo permitirse una vida desahogada gracias a las muchas propiedades y
    rentas que gestionaba la abadesa, además el convento seguía creciendo y
    agrupaba una pequeña barriada que permanecía bajo la jurisdicción de la
    abadesa. Este cuadro, fue pintado por Concepción Valdés, como parte de la
    dote para que ingresara su hija al convento, la otra parte de la dote, fue
    la policromía del retablo del altar mayor.

  • Retrato de D. Luís Salcedo
    y Azcona, atribuido a Domingo Martínez de 1730, perteneciente al
    Monasterio de Santa Rosalía.

  • El arzobispo de Sevilla,
    Don Jaime Palafox y Cardona, fundador en 1700 del convento de Santa
    Rosalía, su hermana Josefa Manuela fue la primera abadesa.

  • Entrega
    del verdadero retrato de Santo Domingo a Soriano, atribuido a Juan del
    Castillo de 1627, perteneciente al convento de Madre de Dios.
    Santo Domingo de Guzmán fue el fundador de la orden de predicadores y el
    que divulga el rezo del rosario, representa el lienzo la aparición de la
    Virgen entregándole el verdadero retrato del santo a un a fraile,
    acompañada por María Magdalena que porta un un cáliz en la mano, muy
    característico de los conventos dominicanos.

  • Verdadero
    retrato de Santa Teresa de Jesús, pintado por Fray Juan de la Miseria en
    1576, pertenece al convento de San José del Carmen (Las Teresas).

    Se representa a la santa vestida de Carmelita, para pintar este retrato
    posó ella personalmente, una vez concluido, cuado la santa lo vio comento:
    Dios te perdone fray Juan, me has pintado vieja y lagañosa.

    Aunque la calidad artística es muy escasa, permite tener una verdadera
    imagen de la santa. En el pergamino que tiene el pico doblado, está
    inscrita la edad de la santa. Como es el retrato más antiguo, se puede
    considerar uno de los mejores recuerdos o reliquia de la misma.

  • Plano
    de Sevilla del 1771 de Pablo Olavide, los naranjas, son conventos de
    clausura, en total son 16 y los azules otros monasterios y conventos. Cabe
    destacar el convento de San Clemente que poseía en el s. XVI más de 200
    casas; el 70% de las casas de Sevilla, era propiedad de la Iglesia.

    Pasamos a la siguiente sala, donde nos encontraremos con una vitrina que
    contiene:

  • El libro de profesiones y
    entradas en el monasterio de Santa Maria de Jesús de 1599 a 2006,
    perteneciente a la misma Orden.

  • El libro de las Moradas, de
    Santa Teresa de Jesús de 1577, papel manuscrito (fascimil) perteneciente
    al convento de San José del Carmen (Las Teresas)

  • Regla de Santa Clara de
    1636, libro manuscrito encuadernado en piel roja perteneciente al
    monasterio de Santa Maria de Jesús.

  • Muerte de Santa Teresa de
    Jesús, anónimo de 1650, perteneciente al convento de San José del Carmen
    (Las Teresas), la obra representa la muerte de santa Teresa, observamos a
    la paloma parece que sale de la boca de la santa, vemos a Jesús con los
    brazos extendidos que baja a recogerla, muerte era una cosa natural y las
    hermanas estaban muy familiarizada con ella.

  • La profesión de la madre
    Gregoria Francisca de Santa Teresa y de la hermana Ursula de Santa Rosa,
    atribuido a Cornelio Schut de 1668, perteneciente al convento de San José
    del Carmen, (Las Teresas)

  • Carta de profesión de María
    Josefa Solís Folch de Cardóna, atribuido a José Rubíra de 1767,
    perteneciente al convento del Espíritu Santo.

    Descendemos a la primera planta, dedicada a las "Devociones
    Marianas", la devoción a la Virgen María y el culto a los santos y a
    los ángeles se refleja a través de las piezas exhibidas en esta sala.

  • Comenzamos
    viendo el Nacimiento de Cristobal de Ramos, del último tercio del s.XVIII,
    escultura de terracota perteneciente al convento de Santa Paula.

  • El cuadro de la Divina
    Pastora de las Almas, atribuido a Seguidor de Alonso Miguel de Tovar de
    1730, perteneciente al convento del Espíritu Santo. Representa un claro
    significado de la Virgen como protectora, cuidando del rebaño, podemos
    observar una oveja descarrilada que es atacada por un lobo y la Virgen
    manda a un ángel para que la salve.

    Fue en Sevilla donde surgió la moda de representar a la Virgen vestida de
    Pastora.

  • Virgen con el Niño,
    seguidor de Lorenzo Mercadante de Bretaña, de finales del s.XV,
    perteneciente al convento Madre de Dios, la figura es de barro cocido y
    policromado.

  • Virgen de Copacabana Obra
    Sebastián Acostop de 1617.La Virgen de Copacabana es la Reina
    coronada de Bolivia con rasgos típicos americanos y flores exóticas, el
    material empleado en el cuerpo de la Virgen es de una planta conocida
    vulgarmente como pita, la cara y las manos son de madera. Pertenece al
    convento de madre de Dios.

  • Cuadro de la Inmaculada
    atribuido a Juan de espinal de 1760, inspirado en la Inmaculada de
    Murillo, que fue el pionero de esta representación de la Virgen, pertenece
    al monasterio de santa Rosalía.

  • Inmaculada Carmelita de
    Juan de Mesa y Velasco de 1610, escultura de madera tallada y policromada
    perteneciente al convento de San José del Carmen. (Las Teresas)

  • Arcángel
    San Miguel atribuido a Eugenio Cajés, de 1620 perteneciente al monasterio
    de santa Paula, San Miguel es considerado como el defensor de las
    Virtudes, se le representa vestido de guerrero y representa el triunfo del
    bien sobre el mal.

  • La Inmaculada Concepción,
    anónimo del s.XVII, escultura de madera tallada y policromada
    perteneciente al convento de Santa María del Socorro.

  • La
    Dolorosa, anónimo de finales del s.XVII, de madera tallada estofada y
    policromada, perteneciente al convento de nuestra Señora de la Salud.

  • Cabeza
    de Cristo muerto, de Pedro Roldan y taller, del último tercio del s.XVII,
    es de madera policromada, perteneciente al convento de Espíritu Santo.

  • Santa
    Ana Maestra de la Virgen María de Martínez Montañés, 1627-1630 de madera
    tallada, estofada y policromada perteneciente al convento de Santa Ana.

  • Fanal del Calvario de
    Nicolás Malagón de 1738, está realizado con celulosa dorada y policromada,
    terracota y cobre, pertenece al monasterio de Santa Rosalía.

  • Niño Jesús de Pasión,
    anónimo 1750-1780, perteneciente al convento de Santa Paula, lleva melena
    de pelo natural porque era la moda de la época.

  • Jesús
    del perdón.- Cristo con la cruz, está cortada porque la imagen se hizo
    para un retablo, se encuentra en el convento de Santa Maria de Jesús, está
    atribuido a Juan de Mesa en el año 1615-1620, uno se los rasgos esenciales
    de la escultura sevillana del S. XVII es la intención que pone el artista
    para que la imagen religiosa se comunique con el espectador, con el fiel
    que ora o ruega ante estas esculturas llenas de vida y emoción.

  • Santa Inés, de 1500,
    perteneciente al convento de Santa Inés, se encontraba en la hornacina
    situada encima de la puerta, y estaba bastante deteriorada, se restauró y
    ahora se encuentra en el interior del convento.
    Inés era una bella joven proveniente de una noble familia romana. Tuvo
    varios pretendientes, a los que rechazó por declararse fiel amante de
    Cristo. Entre ellos se contaba el hijo del prefecto de Roma, quien la
    denunció a su padre por ser cristiana.

    Fue juzgada y sentenciada a vivir en un prostíbulo, donde, según cuenta la
    tradición, milagrosamente permaneció virgen. Según las Actas de su
    martirio, fue expuesta desnuda, y los cabellos le crecían de manera que
    tapaban su cuerpo. Más tarde fue condenada a muerte y decapitada.

  • San
    Juanito de José Risueño, 1700, figura de madera policromada, perteneciente
    al convento de Santa Paula.

    Santa
    Clara de Pedro Rolda, 1690 perteneciente al convento de santa Clara.
    Santa Clara, vivía en su convento de Asís (Italia), pero la ciudad fue
    asediada por los musulmanes, y cuando estaban a punto de entrar e
    invadirla, Santa Clara salió por una de las puertas de la muralla,
    empuñando la Eucaristía y milagrosamente los invasores fueron vencidos y
    se retiraron para siempre. Desde entonces, casi siempre se representa a
    esta santa con la Reliquia en la mano.

  • San
    Juan Evangelista, atribuido a Martínez Montañés, siempre aparece con un
    águila realizado en madera tallada y policromada de 1621-1626,
    perteneciente al convento de Santa Clara.

  • San
    Blas del convento de Santa Inés, obra de Juan de Mesa 1617, madera tallada
    estofada y policromada.

    Pasamos a la Planta baja dedicada a la imagen de Dios y Objetos
    devocionales", objetos estrechamente vinculados con la Liturgia, el
    Culto y la Oración. La decoración mural de esta planta ha tenido como
    referencia motivos florales que figuran en el lienzo "La Virgen de
    los Cartujos" realizado por Zurbaran en 1653, que se encuentra en el museo
    de bellas artes de Sevilla.

  • La
    imagen del Crucificado, de autor anónimo y datado a mediados del siglo XVI
    de madera policromada, es una de las piezas de más valor de esta sala.

  • Fanal con el encuentro de
    Santa Clara con San Francisco, anónimo del s. XVII, de madera tallada
    pintada y dorada y barro cocido, perteneciente al convento de Santa Inés.

  • El
    arca de la Eucaristía, anónimo de finales del s.XVI, pertenece al convento
    de Santa Inés. Está realizada con madera de ébano con plata, aquí se
    guarda el cuerpo de Cristo el Jueves santo.

  • Báculo original de la
    abadesa del convento de San Clemente, que lo hemos visto en la planta
    segunda, en el cuadro de Doña Berengüela hija de San Fernando. Anónimo de
    finales del s.XVII o principio del XVIII, realizado en plata repujada,
    cincelada y fundida, perteneciente al convento de San Clemente.

  • Ostensorio, para guardar el
    cuerpo de Cristo, la peana está decorada con la figura de los 4
    evangelistas, esta joya pertenece al convento de Santa María de Jesús,
    atribuida a Blas Amat 1780.

  • Relicario del Lignus
    Crucis, anónimo, primer tercio del s.XVII, realizado en plata cincelada.
    En el se guarda una astilla de la Cruz de Cristo, se encuentra en el
    monasterio de Santa Rosalía.

  • Vitrina del Crucificado
    Cayetano de Acosta, de 1760, realizada en madera tallada y dorada,
    perteneciente al monasterio de Santa Rosalía.

  • Bargueño anónimo del s.
    XVIII de madera de ébano lacada, perteneciente al convento del Espíritu
    Santo.

  • Fanal del Rosario, pequeño
    retablo de Diego francisco Márquez, realizado con laminas muy finas de
    papel, las figuras son de barro con decoración de marfil, En el centro
    podemos observar a la Virgen del Rosario, arriba los 4 apostoles, padres
    de la Iglesia, y en el tercer cuerpo La caridad en medio la fe con los
    ojos tapados y a la derecha la Esperanza. Perteneciente al monasterio de
    santa Rosalía.

  • Virgen de la Merced
    Dolorosa, anónimo 1800, escultura de candelero para vestir, esta realizada
    en madera policromada, perteneciente al convento de las Mercedarias de San
    José.

La muestra estará expuesta del 23 de enero al 3 de abril

Puede visitarse virtualmente en el siguiente enlace:

http://3w.fundelmonte.es/microsite10/inicio.html#/presentacin

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: